Los riesgos online del confinamiento

SPC
-

Correos de extorsión con amenazas de infección de coronavirus, falsos trabajos y estafas en compras online están profliferando en la red como los fraudes «más peligrosos» relacionados con el Covid-19

Los riesgos online del confinamiento

El confinamiento está llevando a que los ciudadanos utilicen masivamente redes sociales e internet como forma de evadirse de la situación actual. Una realidad que muchos ‘cacos’ están aprovechando para hacer su agosto en plena crisis sanitaria. «Hay fraudes que siguen el mismo patrón que los que se venían haciendo hasta ahora, solo que usan el Covid-19 como gancho, pero también hay otros que se salen más de lo común y que pueden ser los más peligrosos, como son los correos electrónicos de extorsión con amenazadas de infección, los falsos trabajos y las estafas en compras online», explica a Ical la técnico de Ciberseguridad para Ciudadanos, Ángela G. Valdés, perteneciente al Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).
En concreto, la técnico de Ciberseguridad señala que los usuarios están recibiendo correos de extorsión, en los que amenazan con una supuesta infección a sus familiares en el caso de no hacer el ingreso de una cuantía económica, así como falsos trabajos para elaborar cualquier material sanitario o cualquier cosa relacionada con el Covid-19 y estafas en compras online a través de sitios web en los que venden una elevada cantidad de mascarillas por un importe monetario importante mientras que el comprador solo recibe una o ninguna.
Sin embargo, según apuntó Ángela G. Valdés, «a pesar de no poderse cuantificar la cifra exacta», ya que Incibe no registra datos por campañas determinadas, «sí se ha notado un incremento de los fraudes que utilizan como gancho el Covid-19» en los que «siguen el mismo patrón que se ha usado hasta ahora pero utiliza un reclamo ante el que todo el mundo tiene una debilidad», con el objetivo de «robar datos o instalar algún tipo de ‘malware’ en el dispositivo», así como «un incremento de los bulos generados a través de redes sociales o por mensajería instantánea , que a veces llevan asociado un mensaje para acceder al dispositivo».
Así, algunos de los ejemplos de este tipo de campañas son, tal y como detalla G. Valdés, mensajes por Whatsapp con enlaces a páginas que en muchos casos son fraudulentas solicitando datos personales para hacer supuestos estudios médicos que son falsos, así como la suplantación de algún organismo público mediante páginas con enlaces ‘phishing’ o la petición de donaciones, «que las habrá verdaderas, pero muchas son falsas».
Fraudes Bancarios.

«También proliferan los fraudes bancarios», expuso la técnico de Ciberseguridad para Ciudadanos, quien aseguró que desde el Incibe se han registrado ya avisos en este sentido, «uno de ellos con un enlace a una app en la que se muestra un mapa con la evolución del Covid-19 a tiempo real, pero que es maliciosa porque instala un ‘malware’ en el dispositivo que va a robar los datos de acceso bancario y va a acceder a tus contactos».
El Incibe también detectó otro fraude bancario que llega a través de Whastapp, mediante «un ‘phishing’ a una plataforma de entretenimiento, en este caso a Netflix, con una supuesta promoción gratuita de acceso, pero que una vez que accedes al encale te dice que para poder acceder tienes que difundir el mensaje entre tus contactos y cuando lo envías, te dicen además que has sido premiado con una tarjeta regalo de un supermercado y para acceder a él te piden datos personales, correo electrónico, teléfono o tarjeta».
Unos ataques que «también se incrementan en el caso de las empresas», porque «muchos de ellos te puede instalar el ramsomware a través de mensajes camuflados con el gancho del Covid».