Bautista gobierna la catedral de la velocidad

EFE
-
Bautista gobierna la catedral de la velocidad - Foto: Vincent Jannink

El talaverano vence en las dos carreras del Gran Premio de Assen, firmando la victoria once de once de la temporada

El español Álvaro Bautista (Aruba.it Racing-Ducati), líder soberano del Campeonato del Mundo de Superbike, logró este domingo en el circuito de Assen su décima y undécima victorias de la temporada, manteniendo un pleno inédito en la historia de la competición. Las once carreras disputadas tienen el mismo ganador: un Álvaro Bautista exultante en su estreno en la categoría.
De la catedral de la velocidad, el piloto talaverano salió con tres nuevas victorias. Dominó la Tissot Superpole en la matinal del sábado y la Carrera 1 y 2 celebradas este domingo. Liderando la clasificación general con 236 puntos, amplía su renta sobre el británico Jonathan Rea (Kawasaki), poseedor de 183 puntos.

En la Carrera 1, Bautista puso pies en polvorosa y dejó que el resto de pilotos pelearan por las demás posiciones. Rea demostró por qué es el actual campeón, ya que remontó desde la octava posición en la que salía para terminar segundo de nuevo, esta vez a poco más de tres segundos, lo que confirma que se acercan las distancias pero que aún así nadie es capaz de cortar la racha de Álvaro. Van der Mark, que salía segundo, cerró el podio y Jordi Torres fue octavo.

En la Carrera 2, Bati tuvo que remontar para hacerse con la primera plaza, puesto que Rea, que partía desde la octava posición que logró el sábado en la clasificación, hizo la salida de su vida y en la curva tres ya lideraba la carrera. Cinco vueltas lideró el británico de Kawasaki hasta que Álvaro logró pasarle de nuevo y poco tardó en comenzar a abrir hueco aplicándose a fondo. 

De nuevo el talaverano impuso su tiranía y abrió camino hasta el final de la carrera, marcando vuelta tras vuelta rápida hasta batir el récord del circuito en varias ocasiones. Van der Mark y Rea intercambiaron los podios anteriores, quedando segundo y tercero, respectivamente. El holandés se llevó el segundo escalón por tan solo 18 milésimas.