Burgos opta a 1 millón de la UE para planes medioambientales

H.J.
-

El Ayuntamiento intentará costear con dinero de Bruselas medidas naturales de control y medición de la calidad del aire

Burgos opta a 1 millón de la UE para planes medioambientales

El Ayuntamiento de Burgos está dispuesto a recuperar, al menos en parte, el tiempo perdido sin conseguir fondos europeos. La transición entre el Plan Estratégico y la Sociedad Promueve Burgos, además de la conclusión de los grandes proyectos como el Urban, trajo consigo un desplome de este tipo de ingresos pero ahora la puesta en marcha de la Dirección de Proyectos en la Sociedad Promueve trata de revertir la situación.

Desde allí precisamente se está articulando desde hace semanas una iniciativa llamada 'Renaturalización de Ciudades mediante el uso de Tecnologías Innovadoras y la adopción de Prácticas Gubernamentales orientadas a la Mejora de la Calidad del Aire y Almacenamiento de CO2', en colaboración con la Universidad de Burgos a través del centro investigador ICCRAM y con la asistencia técnica de los técnicos de los Servicios de Medio Ambiente y Fomento.

El objetivo es desarrollar soluciones basadas en la naturaleza (NBS, según sus siglas en inglés) para la mejora de la calidad del aire en la ciudad. Si Burgos es elegida tendría una financiación del 100% de la inversión prevista, que según un primer cálculo rondaría el millón de euros. 

En conjunto, el programa estaría financiado con alrededor de 10 millones, pero la capital burgalesa tendrá que compartirlos con ciudades de Luxemburgo, Finlandia, Dinamarca, Austria, Francia, Bélgica, Croacia, España, Ucrania, Turquía, Albania o Italia. Algunas de ellas estarán consideradas como "ciudades piloto" y estarán bajo la batuta coordinadora de Luxemburgo.

Como ejemplos de las medidas que podrían tomarse gracias a esta financiación de la Unión Europea, desde el equipo de Gobierno municipal mencionan el proyecto Burgos Río (mejora de los servicios prestados a la ciudad por el ecosistema del propio Arlanzón y su entorno), la "mejora y maximización de recursos del cinturón verde" o la "creación de nueva infraestructura urbana verde en el marco de la remodelación del entorno de la Plaza de España y Mercado Norte", una idea que ya figuraba en el programa electoral con el que el PSOE ganó las elecciones de mayo de 2019 y que se resolvió el verano pasado colocando una franja de césped artificial sobre la pérgola de hormigón, una actuación que tiene carácter de provisional.

Medidores ciudadanos. Se pretende, además, la implicación de la conocida como "ciencia ciudadana", que implicaría al burgalés de a pie en la fase de monitorización para comprobar la verdadera incidencia de las medidas que se aplicasen. Este compromiso ciudadano en el seguimiento, testeo y percepción pública es algo siempre muy valorado en Bruselas.

Incluso, apuntan desde Promueve, los vecinos que participasen en el proyecto podrían llevar encima sistemas sencillos de medición de la contaminación que a su vez constatarían la vulnerabilidad de distintos puntos urbanos ante el calentamiento artificial.

Como siempre que se participa en un proyecto de este tipo, la concesión de las ayudas europeas todavía no está asegurada. En un principio se optará al llamado Horizonte 2020 que finaliza precisamente este año, pero si no es posible los responsables municipales se plantean seguir concurriendo a una línea de subvención similar que estaría englobada en el Horizonte Europa, a medio plazo. De momento la participación en este proyecto europeo se someterá a debate este lunes en el Consejo de Administración de la Sociedad Promueve Burgos.