"No estamos preparados para identificar las 'fake news'"

B.G.R.
-

Ha desarrollado la mayor parte de su vida profesional en La Sexta, hasta que en 2018 se puso al frente del proyecto Maldita.es junto a su compañero Julio Montes, un medio sin ánimo de lucro cuyo lema es "periodismo para que no te la cuelen"

Taller sobre 'fake news' impartido en la UBU por Clara Jiménez, de maldita.es. - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

Su nombre figura entre los 16 europeos que la fundación internacional Ashoka eligió el año pasado como emprendedores sociales. Su campo de batalla es la lucha contra la desinformación a través de Maldita.es, que incluye entre otros Maldito Bulo o Maldita Hemeroteca, y desde el convencimiento de que solo con educación se puede ganar. Colaboradora de varios medios de comunicación, esta tarde ha impartido un taller en la Facultad de Económicas de la UBU para identificar aquello no es verdad. Antes concedía esta entrevista a Diario de Burgos. 

 

¿Es tan sencillo colar noticias falsas?
Lo que no estamos es lo suficientemente preparados para identificarlas correctamente. Fruto de nuestra ignorancia, es más sencillo que nos la cuelen. 

¿Siempre ha existido la desinformación o es algo más propio de la era digital?
La desinformación ha existido desde siempre, lo que pasa es que antes lo hacía quien tenía capacidad para hacerlo; el poder, las elites económicas, la Iglesia, los gobiernos... La diferencia es que ahora desinformar se ha democratizado, igual que lo ha hecho la información y podemos leer 70 periódicos al día. Con la desinformación ocurre lo mismo y es mucho más fácil poner en movimiento un mentira, que esta se haga viral y que llegue a miles de personas. 

¿Hay épocas concretas en las que se generan más fake news? ¿En elecciones? ¿En una crisis sanitaria como la del coronavirus?
El coronavirus es una de ellas y estamos viendo una cantidad de desinformación impresionante, proviniendo además de un país tan hermético como China. En época de elecciones, exponencialmente aumentan las que afectan a un lado y a otro del espectro. Luego hay otras dos circunstancias. Una de ellas es la crisis catalana, con el 1 de octubre y la sentencia del Procés, y la otra, aunque esta es una constante, es que un tercio de las denuncias que recibimos son bulos relacionados con personas migrantes y refugiadas. 

¿Por qué dice que es mejor hablar de bulos que de noticias falsas?
Todos los expertos lo recomiendan por varias razones. Una de ellas es que los políticos lo utilizan como arma arrojadiza contra el periodismo que no les gusta y eso lo hemos visto con Donald Trump y también en España. Cuando no les gusta una información la tachan de fake news y nosotros tenemos que intentar alejarnos de la utilización de ese término. Luego hay otro problema que es que pensamos en algo que tiene formato de noticia, con un titular, una foto y un texto, y la realidad es que la desinformación a la que nos enfrentamos es mucho más amplia porque son vídeos, memes, cadenas de mensajes de WhatsApp...  
¿Cuáles son las claves para detectar que algo no es verdad?
Hay que observar. Muchas veces cuando nos paramos diez segundos antes de reenviar algo y lo miramos bien, empezamos a ver cosas que nos llaman la atención. Luego tenemos que pensar siempre a quién favorece que nosotros reenviemos eso. Pensemos cuál es el origen, las fuentes, qué nos da indicios de veracidad, si lo está publicando un medio que conocemos... No nos quedemos en el titular porque a veces cuando entramos dentro lo que dice es todo lo contrario. Intentemos leernos las cosas enteras antes de darlas credibilidad y compartirlas. 
¿Se viraliza más la verdad o la mentira?
Los estudios que conocemos nos dicen que la mentira se viraliza más, pero eso también tiene que ver con nuestros propios sesgos. Al final nuestro cerebro utiliza atajos para facilitarnos la vida y eso hace que nos gusten más las mentiras, que nos fijemos en las imágenes llamativas... Pero luego también hemos visto que a la gente no le gusta que le engañen. Cuando os acerquéis a alguien a decirle que eso que os ha mandado era un bulo, hacedlo desde el cariño no desde la humillación.

 

[La entrevista completa, en la edición impresa de Diario de Burgos de este jueves]