El CAE cumple dos años de bloqueo

H.J.
-

En octubre de 2018 el desencuentro político entre PP y PSOE impidió que se empezase a gestionar la modificación del PGOU imprescindible para su avance y ahora el Ayuntamiento quiere incluir este encargo en la primera modificación presupuestaria

El CAE cumple dos años de bloqueo

Tantos años se lleva hablando del Centro de Actividades Económicas (CAE) de Villafría que esta gran zona industrial, pensada para la expansión económica de la ciudad más allá de los tradicionales polígonos, se ha ganado un lugar preeminente en el cajón de los proyectos históricos.
El CAE comenzó a imaginarse antes incluso de la crisis económica de 2008. Hubo un momento en que Burgos se quedó sin suelo industrial por la colmatación de los polígonos de Gamonal y Villalonquéjar, y aquella mala experiencia llevó a diseñar dos enormes nuevas áreas, una como ampliación de Villalonquéjar y la otra en torno al aeropuerto.
Aquella está todavía al 50% de su capacidad, pero los eternos tiempos de tramitación urbanística aconsejaban empezar a ‘mover’ el CAE, que sin embargo lleva dos años parado.
A principios de octubre de 2018, el entonces alcalde Javier Lacalle trató de aprovechar una modificación ya prevista de los estatutos del Consorcio de Villalonquéjar (donde el Ayuntamiento participa con la Fundación Caja de Burgos) para cambiar su objeto social, de forma que pudiera gestionar todos los polígonos incluidos en el término municipal capitalino. Su idea es que la oficina del Consorcio, más ágil que la siempre pesada maquinaria pública, tramitase la necesaria modificación del Plan General de Ordenación Urbana para limitar el CAE a los suelos de la ciudad de Burgos, dejando fuera los términos de Cardeñajimeno o Cardeñuela Río Pico tras la anulación que ya había sufrido este polígono en los tribunales.
La maniobra de Lacalle, sin embargo, fue rechazada de pleno por el PSOE, que por entonces había sido el apoyo de los populares para sacar adelante las cuestiones relacionadas con los consorcios. Daniel de la Rosa calificó aquello de un «antojo» de Lacalle y la portavoz de Ciudadanos, Gloria Bañeres, se sumó a las críticas (...) 

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este lunes)