scorecardresearch

Unas negociaciones contra el reloj

J.C.M. / Burgos
-

El sábado acaba el plazo y el Tizona vuelve a reunirse con el Ayuntamiento y lo hará también con Diputación y Junta

Miguel Ángel Benavente atiende a los medios de comunicación tras reunirse con Javier Lacalle y Ángel Ibáñez. - Foto: Patricia González

 
El CB Tizona y el Ayuntamiento de Burgos celebraron su segunda reunión en una semana para buscar un acuerdo que permita al club cumplir las exigencias marcadas por la ACB y poder disputar la liga Endesa la próxima temporada. En esta cita se estudió de nuevo el plan presentado por los responsables del CB Tizona, se aclararon algunas dudas surgidas en la primera cita y quedaron en volver a hablar en las próximas horas. Todo ello dentro de una carrera contrarreloj, ya que el plazo para formalizar la inscripción en la ACB concluye el sábado 14 de junio. Además de este encuentro con el Ayuntamiento, el CB Tizona tiene pendiente hablar en las próximas horas con la Diputación de Burgos y con la Junta de Castilla y León, que ya conocieron la pasada semana la propuesta del club.
La proposición del CB Tizona consiste en la aportación de 1.500.000 euros por parte del Ayuntamiento, que se quedaría con la titularidad de la plaza en ACB, opción que impide la Ley de Racionalización de las Administraciones Públicas. El otro 1.500.000 de euros necesarios para cubrir la cuota de entrada en la ACB correría a cargo del propio CB Tizona.
La presentación de este plan generó polémica la semana pasada y precisamente en la reunión de ayer se aclararon algunos puntos exigidos por el Ayuntamiento, que estuvo representado por su alcalde, Javier Lacalle, y por el vicealcalde, Ángel Ibáñez.
Al término del encuentro habló el presidente del CB Tizona, Miguel Ángel Benavente, que eludió desvelar lo tratado con las autoridades municipales y se limitó a decir que siguen negociando.
«Son reuniones de trabajo para ir avanzando. Nos aprieta el tiempo y tenemos que movernos en distintas direcciones. Han sido  receptivos, se han clarificado ciertas dudas y malos entendidos e interpretaciones que ha podido haber. Estamos en una buena línea de trabajo. El proyecto es ambicioso pero difícil porque la exigencia es muy dura. Si hay voluntad y un esfuerzo económico trataremos de conseguirlo. El esfuerzo económico lo tenemos que poner todos, los que estamos en la dirección del club también lo hacemos de forma importante.  Vamos a intentar que Burgos sea ACB, pero puede que no lo sea. Las exigencias son leoninas, no son fáciles de cumplir. Vamos a seguir trabajando».
Benavente aseguró ser «realista» y reiteró que este proyecto es «complicado pero posible». «Hay que implicarse mucho. Tenemos una fecha límite, que es el día 14, y en esa dirección tenemos que trabajar. Pido paciencia. Sería muy importante para la ciudad tener un equipo en ACB, pero las condiciones son tan duras que muchas veces pese al esfuerzo tan grande no se llega».