scorecardresearch

Seis meses de alta tensión

Agencias
-

La invasión rusa de Ucrania cumple medio año con el temor de Zelenski a un brutal ataque por parte del Kremlin justo el Día de la Independencia y tras el asesinato de la hija de Dugin

Los niños ucranianos juegan entre los restos calcinados de un tanque invasor. - Foto: EFE

Seis meses. 180 días con sus 180 noches llevan luchando Ucrania y Rusia en una guerra sobre la vieja Europa que parece estar todavía muy lejos de su final. Medio año de ocupación y de batallas continúas que se cumple hoy, coincidiendo con el Día de la Independencia de Ucrania y en plena crisis entre ambos bandos tras la muerte el pasado fin de semana en un coche bomba de Daria Digina, la hija de Alexander Dugin, uno de los asesores nacionalistas más cercanos al presidente ruso, Vladimir Putin.

El asesinato de la joven hace temer a Kiev que hoy se recrudezcan los combates. «No es una sorpresa para nadie que el Kremlin intente hacer algo especial estos días. Sabemos cómo actúan, cómo siempre provocan», decía ayer el presidente Volodímir Zelenski al reunirse en Kiev con su colega polaco, Andrzej Duda.

El sonado crimen, del que Moscú acusó directamente a los servicios de inteligencia de Kiev, sumado a las acciones de sabotaje cometidas en las últimas semanas en los territorios ocupados por las tropas rusas y en la anexionada península de Crimea, han disparado la tensión entre ambos bandos en la retaguardia.

Duda, uno de los principales aliados de Zelenski desde el inicio de la campaña militar rusa, viajó en tren a Kiev como muestra de apoyo a la independencia ucraniana. El líder turco, Recep Tayyip Erdogan, mediador en el conflicto, también participó en el foro conocido como Plataforma de Crimea, en el que defendió el retorno de la península a Ucrania, lo que consideró «importante» para la seguridad mundial.

Zelenski, que la víspera advirtió que Moscú podría hacer algo «especialmente cruel», confirmó haber recibido información de los servicios secretos extranjeros sobre los planes de Rusia.

«¿Existe una amenaza? Existe una amenaza. Creo que esta amenaza es diaria. ¿Hay información adicional? Conocemos las prioridades. Atacan las infraestructuras o las instituciones estatales, pero no veo que haya cambiado mucho desde el primer día. Rusia lo hace constantemente», destacó.

La Inteligencia militar ucraniana recordó ayer que Putin está decidido a acabar con la independencia del país vecino y está obsesionado con lanzar ataques en fechas señaladas.

Esa advertencia coincide con las informaciones de la prensa occidental que, citando fuentes oficiales estadounidenses, precisan que el objetivo de los bombardeos rusos podrían ser la infraestructura civil y los edificios gubernamentales.

Sin festejos

La amenaza ha hecho que resurjan los temores a un nuevo ataque contra la capital, de cuyas inmediaciones Rusia retiró sus tropas a finales de marzo. Por ese motivo, las autoridades han suspendido todos los festejos, prohibido los actos públicos durante una semana, ordenado el teletrabajo para los funcionarios y recortado hararios en las áreas metropolitanas.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, fue una de las políticas que corroboró que los Servicios de Inteligencia no descartan ataques rusos en cualquier parte del país invadido dentro de una guerra «larga, muy difícil y muy cruel», incluyendo cortes del suministro de gas hacia Europa. Además, confirmó que Kiev está interesada en comprar carros de combate tipo Leopard «modernos» a España y otros países ante la previsión de que la guerra por la invasión de Rusia será «larga, muy difícil y muy cruel».