scorecardresearch

El PSOE pide que se rescinda el contrato de Plaza Mayor por incluir publicidad irregular

Á.M. / Burgos
-

La editorial leonesa que cobra casi 200.000 euros del Ayuntamiento por hacer la revista ha publicado anuncios sin estar autorizada

 
El Grupo Municipal Socialista pidió ayer que la editorial que configura y distribuye la revista municipal Plaza Mayor, la leonesa MIC, sea sancionada por haber incluido una campaña publicitaria que no tiene soporte alguno en el contrato que le genera casi 200.000 euros al año del Ayuntamiento de Burgos a cambio de la publicación.
La concejala Carmen Hernando explicó que la campaña de una firma de neumáticos que se está incorporando al Plaza Mayor (ver DB del pasado jueves) constituye un incumplimiento claro del contrato sostenido con dinero público. «Lo único para lo que sirve es para hacer propaganda, pero es que además la empresa incumplió su contrato porque en ningún lugar se incluye esta posibilidad y tampoco se ha modificado en absoluto para permitirlo», señaló.
Comprobado que, tal y como ya publicó este periódico, la editorial está incumpliendo el contrato «desde el mes de febrero», Hernando pidió «que se rescinda» o «en cualquier caso, que no se apruebe la última prórroga» para seguir publicando Plaza Mayor en el año 2015, algo que ya se ha intentado pero que ha sido impedido por Intervención al no existir todavía un presupuesto municipal del próximo año que garantice que se va a poder pagar ese dinero.
Más allá de la decisión, o no, que se tome a este respecto, la concejala socialista cree que lo mínimo que debería pasar es que «se penalice a la editorial» y que el «dinero obtenido sea reintegrado al Ayuntamiento», ya que el cobro de los anuncios que está publicando Plaza Mayor lo realiza la editorial y va a su cuenta de resultados.
Este contrato, al igual que los contenidos, el diseño y la redacción de la revista está fiscalizado por el gabinete de prensa del Ayuntamiento de Burgos. Preguntado sobre este particular, su director afirmó la semana pasada a este periódico que en la última prórroga concedida a MIC se incluyó la posibilidad de introducir anuncios para «compensar» el recorte de un 10% en el contrato.
Sin embargo, lo cierto es que la compensación que recibió la editorial fue la de reducir el formato de la revista, obteniendo así un ahorro en papel que la propia empresa consideró suficiente en los escritos que remitió al Ayuntamiento y que obran en el expediente de la prórroga del contrato. En ningún momento se aceptó o modificó condición alguna que permitiera usar la revista municipal como soporte publicitario más allá de lo que estaba acordado desde el primer día: una página de Caja de Burgos con su programación cultural. Y nada más.
Entre los años 2007 y 2013 el Plaza Mayor le ha costado al Ayuntamiento de Burgos 734.215 euros, según consta en un informe de Intervención de este año.