scorecardresearch

Campofrío vuelve a vender carne a China

L.M.
-

La reapertura de las importaciones por parte del gigante asiático, suspendidas en agosto del año pasado, avalan el retorno del servicio logístico cuando haya producción suficiente. Cetabsa también recupera la frecuencia a Huelva

La operativa con contenedores refrigerados llegó a mover hasta 75 vagones a la semana. - Foto: Luis López Araico

La incertidumbre que rodea al sector industrial desde hace meses ha hecho también mella en el seno de la terminal ferroviaria de Villafría. La ralentización de la actividad de muchas fábricas ha motivado que algunos servicios logísticos por tren entre la capital y otros puntos, tanto en el movimiento de materias primas como de productos ya acabados, hayan menguado desde finales del pasado verano.

Ante tanta pesadumbre, China acaba de dar una noticia que supone un enorme impulso tanto para el sector de la agroalimentación burgalesa como a la operativa que tiene como origen Villafría. El gigante asiático ha retomado, tras suprimirlas en agosto del año pasado sin muchas más explicaciones, las importaciones de carne de cerdo. Uno de los principales afectados por esta decisión unilateral del país del solnaciente fue Campofrío, que recuperará su servicio de tren refrigerado con producto terminado hacia Barcelona. «Es una noticia muy buena», celebra Gonzalo Ansótegui, gerente del Centro de Transporte Aduana de Burgos.

Tras la puesta en marcha de esta operativa, en febrero del 2020, la multinacional con origen burgalés llegó a mover cada semana 75 contenedores hasta China, algunos con artículos de otras firmas que colaboraban con los gastos de expedición del convoy. Sin embargo, la prohibición de importar carne desde otras partes del mundo impuesta por Pekín en agosto del año pasado echó por tierra la operativa. Con la reapertura del mercado cárnico se volverá a poner en marcha el tren con vagones refrigerados, que desde el Puerto de la Ciudad Condal viajan en barco hasta Asia.

Fuentes de Campofrío consultadas por este periódico apuntan que la vuelta de la frecuencia entre Villafría y Barcelona no será inmediata, aunque sí confirman que regresará. Antes habrá que adecuar la producción, que ahora se centraba en otras regiones, a las demandas de China. Del mismo modo, habrá que elaborar suficientes productos para que poner en marcha una operativa de tal calibre sea rentable. Incluso habrá que volver a negociar con antiguos clientes del sector interesados en reemprender sus exportaciones.

Gran rentabilidad. El objetivo inicial de Campofrío era mover alrededor de 30.000 contenedores al año, unos 55 cada semana para un total de 50.000 toneladas de productos terminados que evitarían tener que ser transportadas por carretera. Cuando se suprimió el servicio el volumen de vagones refrigerados era de 75, una cifra ampliamente superior a las expectativas iniciales de la multinacional y que dejan clara la rentabilidad del servicio.

Junto a la buena noticia del regreso del tren de Campofrío, la terminal ferroviaria de Villafría ha visto cómo regresaba otra frecuencia perdida meses atrás. De nuevo opera la que tiene como origen Huelva y que carga productos químicos.