scorecardresearch

Un sueño de libertad de 88 minutos

A.S.R.
-

El documental 'Comuneros' se estrena por fin en las salas. Se asoma a la cartelera de Van Golem del 17 al 23 de junio, con un pase con coloquio del director y otros miembros del equipo el lunes 20

Las animaciones, que aportan dinamismo a la película, se realizan a partir de las ilustraciones de la burgalesa Sandra Rilova.

Los 88 minutos del documental Comuneros reflejan ese sueño de libertad que acariciaron, y perdieron, los castellanos en la llamada Guerra de las Comunidades. Las productoras Visual Creative y Plan Secreto se embarcaron en la aventura de trasladar ese capítulo de la historia a la gran pantalla con motivo del quinto centenario de la batalla de Villalar, la más conocida de este conflicto. Tras un preestreno oficial con todo el boato en Valladolid, la película no había vuelto a exhibirse. Tras un arduo camino, no tanto como el que llevó a Bravo, Padilla y Maldonado al cadalso, se estrena en las salas comerciales, con proyecciones en todas las capitales de provincia de Castilla y León y en Madrid. Los Cines Van Golem Arlanzón la mantendrán en cartelera del 17 al 23 de junio. El lunes 20 tendrá lugar un pase especial con un coloquio con el director, Pablo García Sanz, y otros miembros del equipo. 

«Llegar a las salas y a los espectadores es muy difícil, sobre todo para una producción tan pequeña como la nuestra porque cada vez hay menos salas y la mayoría copadas por las grandes producciones. Es complicado hacerse hueco, pero, finalmente, sí hay quien se ha interesado y estamos muy contentos», comenta el cineasta, quien considera interesante que el público conozca el proceso y vea la cara de quienes están detrás de este proyecto. 

Y en ese equipo figuran la montadora arandina Nerea Mugüerza y la ilustradora burgalesa Sandra Rilova, autora de todos los dibujos que nutren la parte de animación de este filme y de quien García Sanz espera estar acompañado en su encuentro con los espectadores. 

Comuneros aúna la narración de la historia y la influencia que tuvo en el futuro a partir de entrevistas a expertos y la inclusión de fragmentos animados con los momentos clave de esa acción. Su grabación llevó al equipo por distintas provincias de la Comunidad, incluida Burgos, escenario de un importante, aunque desconocido capítulo en el devenir de este movimiento. Las cámaras filmaron en la Casa del Cordón, antiguo Palacio de los Condestables, plató para la entrevista con la catedrática de Historia Moderna de la Universidad de Burgos Cristina Borreguero. Llegaron a la Catedral, Arco de Santa María, levantado en honor a Carlos V, y Consulado del Mar, además del Monasterio de Santa Clara de Medina de Pomar, donde se encuentra el sepulcro del condestable Íñigo Fernández de Velasco, con un papel esencial. 

El director vallisoletano, que debutó en el largometraje documental hace cuatro años con el aplaudido ¡Folk! Una mirada a la música tradicional, ondea la palabra inspiración para resumir su proceso de trabajo. «No solamente contamos de manera divulgativa lo que ocurrió entre 1520 y 1522, un periodo breve de tiempo, pero tremendamente complejo, porque todas las capas de la sociedad tenían sus intereses y participaron de una manera directa e indirecta, sino que reflejamos cómo la Guerra de las Comunidades ha servido de inspiración para todos los movimientos posteriores en la historia de España, sobre todo a partir de los liberales en el siglo XIX, que empiezan a poner en valor la figura de los Comuneros, en los que ven un espejo donde reflejarse. Como dice el profesor Álvarez Junco, es precursora de la primera constitución de 1812 y referente de todas las luchas que han tenido como objetivo la democracia y la libertad en este país», se explaya García Sanz, consciente del gran desconocimiento sobre estos personajes que hay fuera de Castilla y León. Espera que Comuneros ayude a crear curiosidad sobre este sueño de libertad.