scorecardresearch
Juan Carlos Pérez Manrique

Estos días azules...

Juan Carlos Pérez Manrique


El tren

20/07/2022

La locomotora invadió la pantalla pareciendo embestir y atropellar a unos espectadores asustados y de los que algunos de ellos terminaron por salir espantados del café parisino en el que se habían reunido. Se contó después que eso sucedió una tarde de enero de 1896 en la que distinto público acudió para ver una de las primeras filmaciones de los hermanos Lumière (La llegada del tren a la estación de Ciotat ,1895). Aquella escena del tren avanzando la homenajeó mucho después Scorsese en La invención de Hugo (2011) recreando la conmoción entre los espectadores, aunque aquí todo termina en risa al comprender estos que la imagen en movimiento era 'magia', que el cine era ilusión. La misma alegría e ilusión que en realidad siempre ha supuesto la llegada de un primer tren con su máquina engullendo el camino de un espacio que va cosiendo, integrando y enriqueciendo.

Orlando Figes, en su magnifico trabajo Los Europeos (Taurus, 2020), cuenta cómo en la inauguración de la línea París-Bruselas en 1846, la prensa francesa habló del inicio de una unificación europea. Cuenta cómo en aquel primer trayecto viajaban, además de dignatarios oficiales, escritores y pintores y que, para la celebración de la puesta en funcionamiento de la línea y parada en el lugar, el Ayuntamiento de Lille encargó a Berlioz la composición de una cantata, Le chant des chemins de fer, sobre un texto que conmemoraba la paz y la fraternidad internacionales. Al igual que otras localidades del recorrido, Lille se llenó de gente y de fiesta y, al igual que otras piezas, esa cantata fue interpretada en el festejo, igual que se hizo bastantes años más tarde, en 2004, con motivo de la ceremonia de apertura celebrando que la ciudad comenzaba el año como capital Europea de la Cultura. También en la configuración de una cultura europea propia desde el siglo XIX, el papel que el tren ha ido jugando ha sido determinante.

Lo ha sido en buena parte al hacer posible un trasiego extraordinario de obras, de artistas, de libros y de ideas capaces de ayudar a identificar y generar rasgos comunes por encima de los nacionalismos estrechos.

Mañana llega el primer AVE a Burgos y puede parecer que no existe ya aquella antigua ilusión sacrificada ahora también por tanta decepción en los tiempos del proceso, por otra parte todavía pendiente de completar en distintas direcciones. Y, sin embargo, deberá ser fecha bien señalada para la historia de la relación entre el tren y nuestra ciudad. 

ARCHIVADO EN: Burgos, AVE, Cine