scorecardresearch

Dispositivo para atender los posibles casos de pinchazos

I.M.L.
-

Cruz Roja, Policía Nacional y el Hospital de los Santos Reyes fijan el protocolo a seguir ante esta situación. Urgencias se refuerza con un efectivo más por turno para evitar colapsos

Responsables de Cruz Roja Aranda, Hospital de los Santos Reyes y Policía Nacional mantuvieron una reunión ayer. - Foto: I.M.L.

Ante la posibilidad de que se produzcan incidentes con pinchazos durante la celebración de Sonorama ribera, más allá del dispositivo de seguridad, el Hospital de los Santos Reyes, la Cruz Roja en Aranda y la Policía Nacional se han coordinado para atender, lo más rápido y efectivamente posible, cualquier circunstancia de este tipo. Ayer, sus responsables mantenían una reunión para ultimar los detalles de un dispositivo especial para que los asistentes al festival puedan estar tranquilos.

«El público que viene a Sonorama Ribera no es propenso a este tipo de prácticas pero tenemos que estar preparados ante la alarma social que se ha generado con la nefasta moda de los pinchazos para la sumisión química», aseguró Evaristo Arzalluz, director del hospital comarcal, que recalcó que se van a reforzar los turnos de Urgencias con un médico más «mientras dure el festival y, probablemente, hasta después de las fiestas patronales».

Si alguien sospecha que puede haber sufrido un pinchazo, la primera reacción deberá ser acudir a cualquiera de los puntos de atención que Cruz Roja repartirá por el centro de Aranda, en la plaza del Trigo, la de la Constitución, en el parque de La Isla y en el propio recinto del festival. Allí, además de ser derivados de inmediato al centro hospitalario, donde se les atenderá en el plano sanitario y en el legal, con la extracción de muestras como posibles pruebas, se recopilarán todos los datos posibles para trasladárselos a la Policía Nacional para comenzar la investigación. «Siempre habrá un policía y un servicio sanitario cerca», aseguró Joaquín Goma, máximo responsable de la Policía Nacional en Aranda, para poder llevar a cabo una actuación rápida para identificar el entorno en el que estuviese la posible víctima del pinchazo.