Revilla Vallejera proyecta un gran huerto solar

H.J.
-

Iberdrola invertirá 31 millones de euros para sembrar de paneles 135 hectáreas en el límite con Palencia mientras iniciativas similares o incluso más grandes emprenden su tramitación

Revilla Vallejera proyecta un gran huerto solar

Las plantas fotovoltaicas vuelven a estar en una espectacular fase de crecimiento. Tras el freno que supuso el polémico «impuesto al sol» creado en 2015 y derogado en 2018, grandes y pequeñas empresas están de nuevo interesadas en la construcción de huertos solares que en los próximos años van a salpicar la provincia de Burgos por toda su geografía y que, más allá del autoconsumo, cada vez adquieren mayor tamaño pensando en su rentabilidad industrial.
A lo largo de las últimas semanas este periódico ha ido informando de diversas iniciativas concentradas en la zona centro-oeste, por ejemplo en Villaquirán de los Infantes o Valdorros, y en julio también salieron a información pública proyectos en Sotopalacios (al norte de la capital) o Padilla de Arriba (cerca de Melgar de Fernamental).  Todos ellos se verán ampliamente desbordados por el que Iberdrola pretende construir entre los términos municipales de Revilla Vallejera, Villamedianilla y Vallejera, junto a la Autovía de Castilla y el límite con la provincia de Palencia.
Allí la empresa Iberenova Promociones quiere instalar una potencia nominal de 44 megavatios, con una potencia pico de 49,9 gracias a la colocación de 144.720 paneles en una superficie de 134,49 hectáreas. Para hacerse una idea de lo ambicioso de este huerto solar basta decir que durante muchos años el mayor de Burgos ha sido el que se inauguró en 2010 en Villaldemiro con solo 5 megavatios.
Según datos de la Junta, en toda la provincia hay instalados casi 500 huertos solares de venta a red, todos ellos de pequeño tamaño, con una potencia total de 32 megavatios. A esto habría que sumarles otros 7 en instalaciones para autoconsumo.
Esta escala, sin embargo, ha sido más que superada en los últimos años, y ojo a lo que se viene por delante: la planta de Villaquirán ya tendrá 10.000 placas y junto a Miranda de Ebro, aunque en territorio vasco, se va a instalar otra con 250.000 paneles.
El proyecto de Iberdrola ha estado durante las últimas semanas a información pública y según confirman en la Delegación Territorial de la Junta en Burgos no se han recibido alegaciones. Según los datos que ella misma aporta en la documentación oficial, tendrá que invertir más de 31,1 millones de euros para su puesta en marcha. Además, la empresa explica que su planta «generará energía limpia suficiente para abastecer a una población equivalente a 28.000 hogares», según cálculos de Red Eléctrica Española.
El gigante energético añade que su objetivo es poner en marcha el huerto de Revilla Vallejera en el año 2022 y calcula que durante su construcción «se generarán hasta 250 empleos en el periodo punta de  trabajo». Además de la adquisición y colocación de los 145.000 paneles previstos, hay que ejecutar una línea de baja tensión para conectar las instalaciones, construir 9 estaciones transformadoras, una conexión subterránea y canalizada hasta una subestación y ampliar esta última para su enganche a la red.
ingresos para el pueblo. El alcalde de Revilla Vallejera, Alfonso Álvarez, subraya la importancia de esta planta fotovoltaica para la economía consistorial. «El cien por cien del suelo que ocupan es municipal, así que será un incremento  de ingresos para el pueblo».
A su juicio, el futuro de los huertos solares es mejor que el de los parques eólicos porque tienen menos costes de mantenimiento y por tanto posibilidad de alcanzar una mayor rentabilidad. Los únicos perjudicados serán los cazadores, que ya no dispondrán de ese terreno para su afición, pero los demás saldrán ganando.