scorecardresearch

Suspenso en el remate

J.C.M
-

El Burgos Club de Fútbol ha disparado en 28 ocasiones a puerta y no ha logrado ni un solo gol en tres partidos. Comparte esta pésima estadística con el Zaragoza y el Alcorcón

Juanma (izquierda) y Álex Alegría compartieron delantera en el partido contra el Eibar. - Foto: Jesús J. Matí­as

El partido contra el Eibar puso en evidencia, una vez más, las dificultades que tiene el equipo de Julián Calero para marcar. Los datos son esclarecedores. Ha jugado tres partidos, más de 270 minutos, y no ha logrado ni un solo tanto. Comparte esta pésima estadística con el Real Zaragoza y el Alcorcón como los tres únicos equipos de toda la Segunda División que aún no se han estrenado. 

El problema se centra en el acierto porque el Burgos sí ha generado oportunidades. De hecho, ha logrado más que el Eibar (12 por 10) y casi las mismas que el Sporting de Gijón (14 por 11). 

Pero en ambos casos perdió por un gol. El duelo ante el Leganés fue diferente ya que la expulsión de Grego Sierra en la primera dejó muy mermado al Burgos, y pese a todo salvó un punto.

El partido ante el Sporting de Gijón evidenció los problemas que el Burgos ya había sufrido durante la pretemporada. Tras encajar el gol se lanzó en tromba a por el empate y fue capaz de generar hasta 11 remates a la portería contraría, tres más que el Sporting. Mariño fue el mejor de su equipo. El portero salvó hasta tres ocasiones clarísimas mientras que sus compañeros aprovecharon una de las que tuvieron.

El acoso a la meta asturiana no fue suficiente. Tras encajar el gol se lanzó a por la victoria y generó oportunidades clarísimas para al menos haberse llevado el empate, pero regresó de vacío a Burgos.

Llegó al cita de Leganés. Allí sufrió y mucho para mantener su portería a cero y fue sometido a un acoso del equipo madrileño, con 24 remates por solo cinco el Burgos, que dio una lección de pundonor tras jugar 80 minutos con un jugador menos por la expulsión de Grego Sierra.

La película vivida contra el Sporting en la primera jornada se repitió ante el Eibar el domingo en El Plantío.

Es cierto que el conjunto vasco tuvo más posesión (56% por 43%), pero también lo es que el Burgos dispuso de 12 remates por 10 de su rival, mientras que en los saques de esquina se mantuvo la igualdad (4 y 5).

La única diferencia es que Corpas acertó en su oportunidad en el minuto 76 y Álex Alegría no lo hizo segundos después de comenzar la segunda parte, como tampoco tuvo la puntería suficiente Saúl Berjón en la última acción del partido; o Andy Rodríguez en la primera mitad cuando remató solo dentro del área y mandó el esférico fuera.

El resultado de todo ello es que el Burgos Club de Fútbol ha sufrido dos derrotas por la mínima y ha sacado un solo punto gracias a su solidez defensiva. Los datos son claros, cero goles a favor, y dos en contra. El objetivo debe ser mejorar esa puntería porque en dos de sus tres partidos ha sido capaz de generar suficientes acercamientos al portero rival como para haber marcado algún gol.

Y este reto antes de enfrentarse al Real Valladolid el domingo en El Plantío, un equipo que ha sumado siete puntos, con cinco goles a favor y solo uno en contra.