scorecardresearch

La Iglesia

MARTÍN G. BARBADILLO
-

"Si estabas interesado en lo espiritual, o en hacer carrera profesional dentro de la Iglesia, parece que Burgos era el sitio. Debía ser, salvando todas las distancias, una especie de Oxford pero con todos los 'colleges' del mismo tema"

Grupo de religiosos en Burgos. Julio de 1958. - Foto: Fede

¿Qué es? La Iglesia (Católica) es una institución religiosa cristiana. Tras sucesivas divisiones a lo largo de los siglos, los seguidores de Jesucristo constituyeron diversas ramas. Por simplificar, la católica es la que ha mantenido su fidelidad al Papa de Roma. Ha sido determinante en la historia de España desde antes de que el país tuviese ese nombre.

Edad. 2.000 años la contemplan.

Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho. Hoy sí, y con los tópicos top de esta urbe. Durante mucho tiempo, Burgos era identificada como ciudad de curas y militares por la presencia apabullante de ambos colectivos. Ante el primero ya nos cuadramos en una conversación anterior, así que vamos a por el estamento eclesial.

Vamos pues. La materia prima de la Iglesia, lo que trabaja digamos, es la eternidad y se puede decir que aquí no hay nada que lleve en funcionamiento tanto tiempo. Los orígenes cristianos de Burgos están en la sede episcopal de Oca en el ¡siglo III!, cuando la competencia de regular el tráfico debía recaer en las legiones romanas.

Eternos, sí. En 1075 se crea, ya en la ciudad, la diócesis de Burgos como "madre y Cabeza de todas las Iglesias de Castilla", nada menos. A partir de esa época, Burgos va como un cohete y la Iglesia también. El Camino de Santiago y el comercio propician siglos de bonanza que dejan huella: en 1221, como es sabido, se coloca la primera piedra de la catedral, se levantan iglesias, el primer seminario y monasterios poderosísimos por toda la provincia que constituyen el actual patrimonio artístico que nos rodea y, en algunos casos, se cae a pedazos... Eso hasta finales del siglo XVI, que llega la decadencia.

Bueno, ya se sabe, días de mucho, vísperas de na, que cantaba La Cabra Mecánica. Burgos dormita sin pena ni gloria por varios siglos. A poco que conozcas la historia de España, sabrás que la Iglesia siguió ahí, pero desde finales del XIX hay un revival de su poderío en la ciudad.

¿En qué se concretó?

En 1883 se fundó el Círculo Católico, en 1898 el Seminario Menor de San José, en 1909 la Caja del Cículo Católico; de 1897 a 1931 funcionó la Universidad Pontificia de Burgos y en 1929 se erige el Seminario de Misiones. Si estabas interesado en lo espiritual, o en hacer carrera profesional dentro de la Iglesia, parece que este era el sitio. Debía ser, salvando todas las distancias, una especie de Oxford pero con todos los colleges del mismo tema.

Ya veo. Como recordarás de nuestra conversación anterior, en este mismo periodo el ejército experimentó un aumento de su presencia en Burgos y esa suma hizo que, tal vez, en esta época surgiera el mito de ciudad de curas y militares. Evidentemente, la presencia masiva de estos estamentos determina la vida de un lugar, como en las poblaciones de costa lo hace que existan marineros y trabajadores del puerto, pero el resultado es distinto. Además, no es lo mismo una ciudad de curas y militares que una de, pongamos, alfareros y cesteros; en el primer caso se trata de grupos que, en ese momento, tenían un poder enorme que además se entremezclaba. Imagino que no solamente habría muchos individuos de ambos grupos sino que, sobre todo, tendrían mucho poder en todos los ámbitos.

En ese tiempo es seguro. Ambas instituciones eran de las pocas salidas posibles para mucha gente. En esa época y hasta bien avanzado el siglo XX, la única opción de estudiar de aquellos dotados para el conocimiento, pero sin recursos, era hacerlo con la Iglesia. Miles de chavales de los pueblos estudiaron "con los curas" y muchos acabaron de sacerdotes, frailes o misioneros, de los que, incluso hoy, hay cientos de esta provincia repartidos por el mundo. Ahora no es fácil hacerse la idea, pero tienes que tratar de pensar hasta qué punto lo religioso formaba parte de cada esfera de la vida de todas las personas. En un ambiente así, a las vanguardias les costaba más entrar, por decirlo de alguna manera.

¿Qué pasó después? La Iglesia mantuvo e incrementó su papel preponderante durante buena parte del siglo XX. En 1961 se inauguró el Seminario Mayor en las faldas del Castillo. Es un edificio enorme de estilo neo-escurialense, que yo no colocaría entre los 500 más bellos de la ciudad. Era una auténtica factoría que pretendía investir ¡300 nuevos sacerdotes cada año! Pero las cosas empezaron a ser distintas. De hecho, el seminario es hoy un hotel y una universidad privada.

¿En qué sentido las cosas fueron diferentes? Como decía Dylan, los tiempos estaban cambiando, incluso en la España gris de la época. Lo religioso, poco a poco, pasó a ocupar un lugar más discreto. Además, en los 60 se produjo la gran migración del campo a la ciudad que multiplicó la población urbana, de la que siempre hablamos, y que propició la mayor transformación en siglos. Aquí paso algo curioso.

¿El qué? Como ya dijimos, los cuarteles tendieron a desaparecer para dejar sitio a los nuevos moradores. En el caso de los monasterios y conventos, por lo general, no pasó lo mismo, y hay unos cuantos y grandes. Es lógico, porque algunos de ellos llevan centenares de años aquí: Las Huelgas, las clarisas, las carmelitas descalzas, las salesas, entre otros, son junto a las iglesias y la catedral el grueso del patrimonio de esta ciudad. Y hay más.

Claro. Al crearse nuevos barrios se construyeron en ellos iglesias y, sorprendentemente, muchas son de un estilo modernísimo. Mi teoría es que al existir tanto patrimonio mayúsculo, como la propia catedral, ni intentaron competir con él y dejaron a los arquitectos hacer lo que les diese la gana. No te pierdas las de Fátima o el Carmen, tanto por fuera como por dentro, verdaderas locuras. A mí me encantan, a otros les parecen terribles.

Iré. Entre las últimas levantadas hay una curiosísima. Se trata de la del hospital, el HUBU, y está literalmente suspendida en el aire, sujeta por cables unidos a unas vigas. Es la metáfora perfecta para una iglesia.

Creo que me he enterado de todo, pero tengo una duda: en los tiempos del tópico, ¿qué había más, curas o militares? No puedo contigo.

Si quieres parecer integrado. Lleva a alguien a Las Huelgas y explícale que eso ya estaba allí cuando en Nueva York solo había búfalos.

Nunca, nunca, nunca... Dejes de santificar las fiestas, o al menos de celebrarlas. Nunca viene mal un poco de alegría, especialmente en estos tiempos.