scorecardresearch

San José, sobre fondos europeos: "No habrá 2 oportunidades"

SPC
-

El responsable de Mercados de la Zona Norte de PricewaterhouseCoopers (PwC) en España ve razones sólidas para que Castilla y León consiga una salida sostenida de la crisis

El responsable de Mercados de Zona Norte de PricewaterhouseCoopers, Fernando San José, en Los Desayunos de Ical. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

La respuesta a la crisis de la covid abre un horizonte de oportunidades para crecer y transformar el sistema productivo con la llegada de fondos de la UE, pero «no habrá dos oportunidades» y su aprovechamiento será un factor diferencial de desarrollo. El responsable de Mercados de la Zona Norte de PricewaterhouseCoopers (PwC) en España, Fernando San José, defiende que «hay bastantes razones para ser optimistas» en la salida sostenida de la crisis provocada por la pandemia en Castilla y León, donde «muchísimas empresas en la Comunidad pueden aspirar a los fondos de transformación». 

San José afirma que Castilla y León es una autonomía «con mayor facilidad para salir adelante que la mayoría, por su situación solvente, el sostenimiento y la menor pérdida de PIB y tasas infinitamente menores de paro que la media de España y el resto de comunidades». «Hay motivos para pensar que hay luces interesantes para ver que esta Comunidad tiene mayor facilidad para salir adelante. Con los pies en el suelo, trabajando muy fuerte y aprovechando las ocasiones, las oportunidades de los fondos de la UE, iremos saliendo razonablemente de la crisis», explica en Los Desayunos de Ical, este alto ejecutivo de PwC que recientemente ha sido nombrado como responsable de Mercados de la zona norte de España con una especial encomienda en fortalecer su relación con Castilla y León. 

Fernando San José sabe ya el terreno que pisa por trabajos anteriores -ha sido ejecutivo de Vocento y consejero de Iberaval, entre otras responsabilidades- y apunta como la mayor debilidad de la Castilla y León, «una de sus grandezas, su extensión» y sus diferentes niveles de desarrollo. Sin embargo, de la adversidad hace virtud y traslada que «también hay mucho espacio para la instalación industrial». 

No es idealista sobre la implantación industrial en el medio rural, porque la gran empresa privada «es muy difícil que entre en un entorno que no es el suyo» pero apunta a que el futuro pasa por proyectos «mucho más individuales» de empresarios que «apuesten por una alternativa menos competitiva» pero que les permita «encontrar su espacio de vida y de negocio» ligado a la realidad de cada territorio, como la transformación agraria. Eso sí, con apoyos y solidaridad desde las administraciones para la recuperación de esos espacios que «se deben proteger», con ayudas y una fiscalidad diferenciada, que permitan quedarse al que lo desee, afirma con rotundidad.

El analista también señala como «inconveniente» el tamaño empresarial, la dimensión, pero también reconoce que hay grandes empresarios que han salido del territorio de Castilla y León para conquistar mercados nacionales e internacionales, frente a corporaciones de mayor tamaño. «Es verdad que tenemos un número importantísimo de pymes, que son una fuente inagotable de lluvia fina de generación económica; muchas muy reconocidas que luchan en mercados nacionales e internacionales contra corporaciones más grandes y han demostrado su solvencia», argumenta. Así, asegura que ese tejido de pymes «puede ser también una oportunidad para dar un salto, captar inversiones y hacer crece a algunas de ellas».

Fernando San José si deja claro en su análisis DAFO para Ical, que existe una necesidad de atracción de empresas tecnológicas en Castilla y León, que puedan ejercer un «efecto palanca» y atraer otras inversiones y operadores, entrando en un mercado profesional acorde a las nuevas generaciones y atraer y recuperar talento. 

Asimismo, apela a apostar por nuevos sectores para crecer aprovechando la oportunidad que se abre de inversión con las partidas de la UE, y apunta a la nueva logística, la tecnología «pura y dura»; los videojuegos y la Silver Economía, en torno al envejecimiento. 

Next Generation

El responsable de Mercados de la Zona Norte de PwC en España insiste una y otra vez en las oportunidades que se abren, pero también en que «no podemos estar de brazos cruzados porque el maná no va a caer, habrá que hacer un trabajo estratégico importante» para llegar a los fondos de la UE y que sean «útiles» y ofrece la experiencia de PwC, que está ayudando al Gobierno y a autonomías para «saber cómo captar y gestionar esos fondos» y también están a disposición de las empresas. 

El directivo reconoce que la sensación es que las ayudas europeas «están todavía en un limbo» porque aún no se han visualizado en proyectos concretos pero se saldrá de esa situación «en unos meses» y en 2022, la distribución de los fondos será una realidad y la gente lo podrá ver. «Todo esto lleva un nombre y apellido y termina en un lugar, mayoritariamente privado», asegura y asevera «firmemente» que «no va a ser un plan 'E', porque este país no se lo puede permitir». Asimismo, defiende que las administraciones «están trabajando tremendamente preocupadas pero muy seriamente en esa distribución que en 2022 debe ser una realidad». 

En este sentido, recordó que los planes estratégicos como el de la automoción «está muy avanzado», o el agroalimentario, «que vendrá definido en pocos meses», abren enormes posibilidades para una autonomía como Castilla y León, en la que no solo las grandes compañías sino «muchísimas empresas pueden aspirar» a estos apoyos de transformación. «Hay muchísimas ocasiones en la que encajan en programas y animo a las empresas a que piensen en esa visión aunque los tiempos no sean los mejores». «Estoy seguro de que en estos dos sectores como en los otros habrá muy buena captación de fondos para esta autonomía», resume.