scorecardresearch

Aremi amplía su sede para ayudar a «más de cien personas»

ARSENIO BESGA
-

Agradece la «sensibilidad» del equipo de Gobierno y el apoyo del propietario de Galletas Coral, la Fundación Gutiérrez Manrique y la Obra Social de CaixaBank

De izquierda a derecha: Pablo Gómez, Ramón Alegre, Rafael Sánchez y Diego Martínez. - Foto: Arsenio Besga

Aremi acaba de inaugurar la ampliación de su sede en la calle Almacenes número 16. La entidad solicitó hace un lustro al Ayuntamiento de Miranda la reestructuración para albergar a todas las personas que acuden a terapia. «Pedimos al concejal que viniera y comprobara que estábamos 40 personas aquí metidas», recordó Rafael Sánchez, presidente de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados, durante lel acto. En la actualidad, ofrece su ayuda a «más de cien personas» cada año.

Para cubrir la demanda han adherido a la sede una lonja contigua en la que estaba el servicio municipal de limpieza diaria. La situación jurídico-administrativa de este lugar, en cierta manera, provocó cierto retraso en el proyecto. «Hasta que no finalizó ese contrato la idea no pudo ser una realidad», reconoció Pablo Gómez, concejal de Servicios Sociales.

El nuevo espacio con el que ya cuenta Aremi se distribuye entre varias estancias remodeladas. Alguna sirve de oficina, otra, como sala de juntas. En el caso de las segunda mencionada, Sánchez relató que a veces también se utiliza para las «terapias de grupo». Para acceder a esta sección de la sede deben tomarse unas escaleras un tanto empinadas. El presidente de la asociación argumentó que «no se ha podido solucionar esta barrera arquitectónica porque debajo se halla un garaje».

La ampliación nace de las demandas de la entidad, no obstante, se ha llevado a cabo gracias a la colaboración de múltiples figuras. En primer lugar, desde Aremi destacan la ayuda y la «sensibilidad» del equipo de gobierno. «Con este concejal tenemos vía directa», destacó Sánchez, en referencia a Pablo Gómez. «Desde la anterior legislatura al Ayuntamiento se le había hecho llegar la necesidad de ampliar las instalaciones», expone el edil responsable. «Estamos muy contentos de haberlo logrado», añade.

Mecenas. José Luis Solana, propietario de Galletas Coral, también ha contribuido con su propio patrimonio a la realización de la reforma. El empresario agradeció y reconoció a la asociación presidida por Sánchez su trabajo. «Me gustaría que los ciudadanos de Miranda conocieran más esta obra», expresó Solana. 

Unido a ello, tanto la Fundación Gutiérrez Manrique como la Obra Social de CaixaBank también han participado de forma activa en la iniciativa. «Quiero felicitar a Aremi, en nombre de Ginés Clemente -un mirandés de pro- que siente mucho no estar aquí», anunció Ramón Alegre, de la Fundación Gutiérrez Manrique. «Deben seguir en la misma línea», apuntó Diego Martínez, de CaixaBank. Ambas entidades han nutrido la remodelación de la sede con la financiación de sus iniciativas de carácter social.