Se reiniciarán en febrero las obras del Parque Tecnológico

J.M.
-
Se reiniciarán en febrero las obras del Parque Tecnológico - Foto: Jesús J. MatÁ­as

La Junta evita licitar los trabajos para ganar tiempo y encarga a la empresa pública Tragsa la urbanización, que lleva paralizada 7 años

Aunque cualquier anuncio en relación al Parque Tecnológico siempre ha habido que tomarlo con cautela es ahora, siete años después de que se paralizaran las obras, cuando parece que todo está listo para el reinicio y culminación de la urbanización de la infraestructura industrial. La consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, afirmó ayer que el pasado 28 de diciembre firmó el encargo de la obra a la empresa pública Tragsa, dependiente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), y anticipó que los trabajos arrancarán «en febrero», dentro de apenas un mes.
La decisión de que sea Tragsa la sociedad que se encargue del reinicio de la actuación obedece, según Del Olmo, a que se ha querido ser lo más ágiles posibles y evitar un nuevo retraso en el reinicio de la obra del Parque Tecnológico. El que hubiera provocado tener que volver a sacar a concurso y adjudicar las obras.
La consejera explicó que el importe total de las obras que están pendientes de ejecutar asciende a 17,7 millones de euros y detalló que ya este ejercicio se realizarán trabajos por valor de 6,2. El grueso de la actuación se desarrollará en 2020, año en el que está previsto asumir un desembolso de 10,4 millones, y en el inicio de 2021 se contempla abonar a Tragsa los últimos 1,1 millones.
Aunque es en 2021 cuando está previsto que se realice el último pago, en la Consejería de Economía no descartan que las obras puedan estar terminadas el próximo año. Cabe recordar que el pasado mes de noviembre se estimaba el plazo de ejecución de la obra pendiente en un periodo de entre 16 y 18 meses.
Una vez que ya se ha firmado el encargo de la obra a Tragsa, el siguiente paso será la aprobación de esta decisión por parte del Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León. Un trámite preceptivo para todas las adjudicaciones que se superan los 2 millones de euros. No parece que se vaya a producir esta semana, pero la autorización no se hará demorar.
A partir de ahí ya solo quedará cuadrar las agendas para la firma del contrato con Tragsa. Con quien, según avanzó la consejera, ya se ha hablado y con quien existe un compromiso para que retome los trabajos de urbanización.
Un proyecto gafado. Pese a las duras críticas que en los últimos meses ha recibido la consejera por los continuos retrasos de la obra del Tecnológico, Del Olmo defendió que «siempre ha habido voluntad» de sacar adelante esta actuación. Y no solo eso, aseguró que, por las circunstancias que habían dificultado su desarrollo, se había convertido en «la obra más importante para la Junta de Castilla y León». Un proyecto, según aseguró, por el que el presidente del Ejecutivo regional, Juan Vicente Herrera, había puesto un interés especial desde que ella tomó las riendas en la Consejería.
Del Olmo, que se encontró con las obras paradas cuando asumió Economía y Hacienda, defendió que por parte de la Junta no han dejado de buscar soluciones ante los continuos impedimentos que se presentaban. Primero negociando con Cardeñajimeno y San Medel para que retiraran el recurso que habían interpuesto ante los tribunales y después con la aprobación de un proyecto de actuación que redefinía el proyecto para ejecutarlo en dos fases.
Cuando todo parecía que estaba encarrilado llegaba el concurso de acreedores de Isolux Corsán, la adjudicataria de la obra que se inició en 2010. La Administración regional estuvo parada y vio en la compra del negocio de infraestructuras por parte de la empresa Travis (de los antiguos directivos de Isolux) la oportunidad de retomar los trabajos sin más demora. Pero aquí, se encontraron con que la nueva sociedad no reunía los requisitos para poder retomar los trabajos.
Hubo que resolver el contrato (para lo que fue necesario volver a estudiar la obra que se había ejecutado y lo que quedaba pendiente) y el pasado 5 de diciembre se encargaba la redacción del proyecto que, según explicó, se ha realizado en tiempo récord. Una vez que ha sido revisado ha sido cuando se ha podido firmar el encargo de la obra a Tragsa.
Del Olmo reconoció que «ha habido muchísimas dificultades» para poder retomar la obra, pero reiteró, pese a las críticas, que «no hemos parado para que Burgos cuente con esta infraestructura lo antes posible».