scorecardresearch

"Me niego a ser el primer alcalde que cierre un aeropuerto"

H.J.-J.M.-C.M.
-

ENTREVISTA | Daniel de la Rosa fue elegido alcalde de su ciudad hace ahora dos años. Tras unos meses de inestable minoría, en octubre logró mayor estabilidad por un pacto con Cs. Con DB hace balance de su mandato de lo que le queda por delante

Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos. - Foto: Jesús J. Matías

Hace dos años que fue elegido alcalde de su ciudad en la sesión de investidura más extraña e impredecible de la etapa democrática. Daniel de la Rosa Villahoz (Burgos, 1980) gobierna la capital desde entonces y, tras unos meses de inestable minoría, en octubre logró un pacto con Ciudadanos. En esta entrevista hace balance de los dos años transcurridos y previsión de los dos que le quedan por delante. 

¿Además de proporcionarle a ustedes una mayoría estable, en qué ha mejorado el Gobierno de la ciudad con la entrada de los naranjas?
La capacidad de proporcionar más y mejores servicios a la ciudad. Un gobierno en minoría conlleva un sobreesfuerzo a la hora de tener que pactar en el día a día prácticamente todo lo que no sea competencia de la Junta de Gobierno. Un socio nos garantiza estabilidad institucional pero también capacidad de gestión, una normalización para no estar siempre con el agua al cuello a la hora de buscar apoyos puntuales.

¿Pone la mano en el fuego por que acabarán la legislatura?
Sí, sin duda. Tengo la suerte de haber encontrado una complicidad en Vicente Marañón. Tenemos empatía mutua a la hora de entendernos y le puedo asegurar que durante estos nueve meses que llevamos de coalición no ha habido ningún momento, digamos de cierta gravedad, fuera de discrepancias puntuales. Tenemos una muy buena relación entre concejales socialistas y de Ciudadanos, solo en algún momento hemos tenido discrepancias pero es algo muy lógico en los gobiernos de coalición. Por ejemplo con el tema del Plantío, la única cuestión que, siempre de frente, hemos valorado nosotros por un lado y ellos por otro. 

Daniel de la Rosa, en la Alcaldía.Daniel de la Rosa, en la Alcaldía. - Foto: Jesús J. Matías

¿Está satisfecho con el trabajo de los concejales de Ciudadanos?
Estoy muy orgulloso del trabajo de todos los concejales, también de los de Cs. Pero no me doy por satisfecho porque soy un inconformista nato. A pesar de las dificultades, que hemos tenido de todos los colores, con una pandemia de por medio aunque no quiero que sirva como excusa para ralentizaciones o demora en la toma de decisiones. Cada uno con sus capacidades, talentos y disponibilidad, están dando el do de pecho. Pero ahora no tenemos que relajarnos, porque justo es el momento de dejar de sembrar para recoger.

¿Y qué opina sobre el trabajo de la oposición?
Tengo una decepción absoluta con la estrategia de oposición que está llevando el PP. Es absolutamente reprochable. No que hagan una fiscalización crítica de lo que estamos haciendo, que es su tarea, sino la actitud, la agresividad, las formas o la dureza que están empleando en el día a día con todo lo que hacemos. No todo puede estar mal. Vox ha sido mucho más responsable desde el primer día. Su tono es diferente y hacen propuestas.

¿Tiene previsto algún cambio en el organigrama municipal de aquí al final del mandato?
No se puede descartar, pero no tengo planteado ningún cambio a corto plazo.

A pesar de la pandemia, los ingresos por impuestos son similares a los de años pasados. ¿Hay margen para bajar los tributos?
Ya hemos bajado algunos precios públicos y tasas. Autobuses para los jubilados, las escuelas infantiles, servicios a la infancia… Pero la administración tiene que recabar ingresos, y eso se consigue con los tributos, bien sea mediante transferencia de otras administraciones o propios. No me planteo ningún tipo de reforma fiscal, ni subida ni bajada de impuestos en lo que resta de mandato. El presupuesto se está sosteniendo en torno a los 200 millones de euros, ahora esperamos que se confirmen buenas cantidades procedentes de los fondos europeos extraordinarios, pero eso siempre será a mayores, para complementar la cofinanciación de algunas dotaciones o servicios. Por ejemplo, tenemos la confirmación de que para el Mercado Norte va a llegar a través de una línea de subvención de la Secretaría de Estado de Comercio, como así nos lo han confirmado tanto ministra Reyes Maroto como la consejera Carlota Amigo. 

Al principio de la legislatura se subieron los sueldos de los concejales y hace unas semanas se acordó que los ediles con dedicación exclusiva también pudieran cobrar la asistencia a los consejos de Promueve. ¿Es consciente de la mala imagen que esto transmite?
Vamos a ser justos: Burgos era la capital de provincia, después de Badajoz, que proporcionalmente menos retribuciones tenía para sus corporativos. Ahora estamos en la media. ¿Tenemos que asumir un coste político por haber hecho esto? Pues encantado, porque era de justicia. Y respecto a los consejos de administración, era surrealista que teníamos unos estatutos en los que no se posibilitaba, porque la ley permite que en las sociedades municipales se pueda, como en Aguas.

¿Por qué ha permitido que Marañón tome las riendas sin ser todavía presidente de Promueve, pues está pendiente del nombramiento?
Es consecuencia del acuerdo de Gobierno. Lo único que el portavoz de Ciudadanos me pidió expresamente es que él quería encargarse de la promoción de la ciudad. Yo estoy muy satisfecho de ese acuerdo, no solo porque proporciona un gobierno estable sino porque ha sido consecuente con el peso que tenemos cada uno de los grupos municipales. Los socialistas conservamos Hacienda, Fomento, Movilidad, Personal, Deportes o Servicios Sociales. Si el ‘precio’ que hay que pagar es que la Sociedad de Promoción la dirija Ciudadanos… Él me pidió autonomía, que no independencia. Todas las decisiones que toma el señor Marañón me las consulta. Todas. Y soy consecuente. No le fiscalizo en el día a día, como tampoco hago con el resto de los concejales. Marañón ha cogido el toro por los cuernos, quiere hacer un planteamiento distinto, va a reorganizar la sociedad, tiene una idea de meter más recursos en la promoción turística y logística. 

¿Comparte el despido del responsable de la Oficina de Congresos?
Sí. Me explicó las razones y puedo entenderlas. La Oficina de Congresos no era una oficina como tal, era un solo técnico que se encargaba de promover congresos para la ciudad y para el ayuntamiento. Como el Fórum tiene sus propios técnicos, albergamos bajo el paraguas del Fórum también la denominada Oficina de Congresos.

No parece que todos sus concejales estuvieran de acuerdo.
Son de las cuestiones que han generado debate, debo reconocerlo. Pero tenemos que tomar una decisión, y en mi opinión es la más acertada después de haber estado seis meses comprobando qué se había hecho en materia de promoción de la ciudad. Marañón sobre todo ha detectado que, dentro del organigrama que quiere para la sociedad, quiere un equipo muy cohesionado y la figura de este trabajador estaba muy aislada respecto a la autonomía que estaba ejercitando. Hubo discrepancias y ahora habrá otro perfil.

Cuando el PSOE estaba en la oposición, abanderó la creación de la Sociedad Promueve. ¿Qué le parece el trabajo que ha hecho hasta ahora?
Me parece muy injusto la estigmatización que está habiendo en la opinión pública, también con la colaboración de algunos medios, sobre lo que hace Promueve. Está destinando más recursos que nunca a la promoción turística e industrial de la ciudad. Desgraciadamente hemos tenido una pandemia, y es ahora, con la recuperación de verdad, cuando tenemos que demostrar que acertamos. Marañón está haciendo un buen trabajo, está consiguiendo reorganizar la sociedad y son cantidad de contratos y de patrocinios con los que estamos colaborando, los hosteleros entre ellos. Vamos a poner en valor el sello de Ciudad Creativa de la Gastronomía de la Unesco. Y todo eso, de unos meses para acá. Además, el sector logístico tiene que ser la bandera de la recuperación económica de esta ciudad. Vamos a esforzarnos como nunca. Contrataremos servicios de consultoría para asesorarnos respecto a la estrategia a desarrollar sobre las necesidades e infraestructuras que necesitamos. El reto es convertir a Burgos en el referente del centro-norte peninsular en materia logística, como lo es Zaragoza en la zona oriental. De esto les aseguro que me preocupo, y eso también es la Sociedad de Promoción.

¿Llegó a temer por su inhabilitación cuando el PP les llevó a los tribunales por el caso de las escuelas deportivas?
Nunca. Porque no hubo dolo. Nunca hubo intención. Es deleznable lo que hicieron, porque cuando uno va a la Fiscalía es porque hay sospechas de la comisión de un delito a sabiendas. Yo entiendo que el PP pudiera judicializar algunas cuestiones administrativas, pero en ningún momento temí por una inhabilitación porque sabíamos que éramos completamente inocentes.

Usted dijo que las dos grandes prioridades de este mandato eran la transformación de la calle Vitoria y el nuevo Mercado Norte. ¿Asume que se le pueden caer estos dos proyectos y, de ser así, sería un fracaso?
No, en absoluto. Matizo. Nuestro gran reto en materia de infraestructuras no solo es la calle Vitoria, es el Plan de Regeneración de Gamonal, donde va incluida la transformación de la calle Vitoria en una avenida comercial. Alguna de las cosas del Plan ya se están visibilizando, como el parque de Santiago. Pero además, están a punto de aprobarse los proyectos de semipeatonalización y peatonalización, estamos acabando la obra del nuevo Centro Municipal de Gamonal, hemos llevado la BAC a Capiscol, hemos acabado el mercado del G-9 o hemos actuado para mejorar los equipamientos de la Biblioteca Gonzalo de Berceo. Y sí, también está la calle Vitoria, porque esa calle necesita transformarse. Ahora, lo que no pienso cometer son los mismos errores que tuvieron en el pasado tanto Lacalle como Aparicio. Este año vamos a intentar tener un proyecto lo más consensuado posible, con la máxima participación. Porque jamás se había abierto en este Ayuntamiento un proceso como el que hemos abierto nosotros. 

Sin mucha participación, por cierto...
En la primera consulta participaron los que participaron, en un momento muy excepcional por la pandemia. Hemos abierto un segundo proceso, a sabiendas de que esa participación fue escasa, lo reconozco. Pero es que jamás se había hecho un pulso telemático a la opinión pública como lo hemos hecho nosotros. Se han recibido 200 y pico respuestas, muchas de ellas con muchísimas actuaciones. Las que sean más viables se añadirán al Plan Gamonal y también para la calle Vitoria, pero no podemos resignarnos porque siempre habrá gente que se oponga. Fue un compromiso de nuestro programa electoral y estamos legitimados, aunque no por ello tenemos que imponer nada. Lo haremos de la mano de nuestros vecinos.

Tanto en la calle Vitoria como en el Mercado Norte no va a dar tiempo a que usted los pueda estrenar.
Bueno, ¿y qué pasa? Si acabamos el mandato con actuaciones en marcha tanto en Gamonal como en la plaza de España, estará lanzado. Habrá ganado la ciudad. Yo no pretendo ir allí a inaugurar antes de las elecciones, pero sí demostrar que después de la participación vecinal, del consenso y del diálogo, y del impulso pese a la pandemia, si en mayo de 2023 hay máquinas allí actuando será un éxito.

En cuanto a otros proyectos, y concretamente los que serían prioritarios para Ciudadanos, como el Castillo o Burgos Río, ¿qué previsiones tiene?
El Castillo está lanzado y ahora tenemos que empezar a licitar actuaciones. Servirá para poner en valor esta fortaleza, tanto para los turistas como para los propios vecinos con zonas de ocio, esparcimiento y restauración. Es una gran idea de Ciudadanos. En el caso de Burgos Río, he de reconocer que se ha tenido que replantear porque la idea inicialmente era muy pretenciosa, pero cuando Cs ha entrado a gobernar con nosotros y hemos hablado con el área de Planeamiento o de Medio Ambiente hemos visto que la zona más próxima al centro está muy protegida. Tenemos más margen de maniobra en los barrios más periféricos, y vamos a tener todo el cuidado del mundo. Marañón está muy decidido a reconducirlo hacia un concurso de ideas donde vamos a tener una dotación de 100.000 euros para la primera fase. Será al principio muy abierto y habrá que ir acotando los anteproyectos. Que nadie se preocupe, que no habrá ningún tipo de distorsión en la ribera.

Se decidió prorrogar el contrato con Air Nostrum por un año más y la comparación con ciudades como León, donde pagando casi lo mismo tienen muchos más vuelos, no es buena. ¿Cuáles son los planes para el aeropuerto?
Tenemos la necesidad de mantener la operativa de vuelos para dar servicio a empresas y vecinos y atraer viajeros a Burgos, lo que supone consolidar una ruta regular a Barcelona. Tenemos que entender que seguimos en una posición de desventaja respecto de otros aeropuertos después de los fracasos anteriores. No aparecíamos ni en las previsiones de vuelos de Aena. Aquí no se está pagando el billete a nadie. Se le está abaratando el coste a la compañía de tasas, carburante, personal... Porque si no existiera ese tipo de colaboración no vendrían. Hay gente que dice que lo cierre y como alcalde me niego a ser el primero que lo haga en un entorno de 250 kilómetros en el que hay 7 infraestructuras de este tipo. Nosotros pagamos 1,2 millones de patrocinio, eso es así, pero el aeropuerto en sí no nos cuesta un euro a los burgaleses. ¿Vamos a cerrar y desaprovechar eso?

¿Se está haciendo algo para revitalizarlo?
Se están haciendo gestiones para complementar servicios. Ha sido un éxito la escuela de pilotos FlyBy y ahora voy a tener una reunión porque sé que están buscando ampliar. Por otro lado, se está hablando también para ubicar compañías de reparación y mantenimiento de aeronaves, con firmas como Correos... El tema logístico es fundamental. Estamos abriendo vías para el transporte de mercancías que no sean pesadas. Esto es lo que podemos hacer porque nuestro aeropuerto es muy chiquitín, tiene una pista muy pequeñita, una altitud muy alta y unas condiciones un poco malas. 

¿Qué va a pasar con el CEEI?
El CEEI va a liquidarse porque no le queda otra. Está en causa de disolución manifiesta porque no se cumplen los estatutos. Pero nosotros no vamos a dejar tiradas a las empresas. Estamos barajando una gestión por parte del Ayuntamiento externalizándola con entidades como AJE o FAE que pudieran hacerse cargo. 

El Ayuntamiento perdió 400.000 euros por no concurrir en plazo a unas ayudas de la Junta. Hace unos días supimos que también ha perdido la oportunidad de reclamar otros 400.000 a Kronospan por no incluir una declaración de lesividad en el expediente. ¿No son un escándalo errores de este tipo?
Desde que estoy en el Ayuntamiento recuerdo que en cada legislatura hay cuestiones burocráticas y administrativas que conllevan sorpresas desagradables. Hay que evitar esto y no quiero excusarme en la gestión que se ha hecho por parte de los técnicos a la hora de tramitar el expediente de la subvención de la Junta. Fue un error que asumo en primera persona. Se dan las instrucciones y luego no se hace bien. Y entiendo que haya errores por parte de los técnicos cuyas consecuencias tenemos que asumir nosotros, que para eso estamos aquí. Hemos hecho un protocolo para canalizar todas las subvenciones porque sabemos que van a llegar muchas a partir de ahora y no queremos que se escape ninguna. Respecto a Kronospan, ya he dado instrucciones para que no vuelva a suceder.

En estos dos años de mandato han hecho de la movilidad su bandera, pero en los últimos meses se ha generado polémica con el carril bici. ¿Le gusta a usted el resultado?
Me gusta el resultado global del conjunto de actuaciones de movilidad. Estamos haciendo una renovación constante de la flota de autobuses, hemos creado los dos ejes de corredores ciclistas, se ha puesto financiación como nunca (600.000 euros del Presupuesto) para completar la red de carril bici... También se ha puesto en marcha el nuevo mapa de autobuses, la accesibilidad en las paradas, se han generado ciclocalles, ciclocarriles, movilidad a 30 por hora...La Ordenanza de Movilidad se ha cuestionado por algunos sectores pero no por otros. Muchos ayuntamientos la definen de ejemplar. Ha sido innovadora y a la vista está que se ha adelantado a su tiempo ya que la DGT ha obligado después a todas las ciudades a implantar la velocidad máxima a 30 por hora.

Con el carril bici ha habido muchas críticas...
A ver, hay dos puntos conflictivos. Cuando me molesto en comprobar qué hemos hecho en la avenida de la Paz para tener ese giro tan extraño, me encontré con que había informes negativos de los técnicos para ocupar el tercer carril de incorporación. Junto al colegio de Jesús María se podía haber metido en la calzada pero se hubiera transformado el tráfico y ahí los técnicos decían que en la carretera no se podían meter las bicis salvo que se hiciera una ciclocalle. Han sido solo esos dos tramos porque, por ejemplo, no ha habido ninguna queja del carril bici que se ha hecho junto al hospital.  Eso no se pone en valor porque no es polémico.

Se propusieron cinco glorietas en el bulevar y tuvieron que dar marcha atrás. ¿Van a realizar algún cambio en este mandato?
Se va a permitir un cruce a la izquierda a la altura de la calle Madrid. Se está estudiando la fórmula para ver si se puede hacer una raqueta o un carril de espera. Llegamos a la conclusión con los técnicos de que no podemos transformar la naturaleza del bulevar. Debe de ser una vía amable que no sea lenta pero tampoco una autopista.

Por la información que tiene, ¿hasta qué punto está convencido de que el Burgos va a jugar el próximo año en Segunda División?
Soy muy optimista. El Burgos va a jugar en Segunda División porque no me cabe ninguna duda de que los empresarios burgaleses son los que van a tirar del carro.

¿No habría sido mejor esperar a que se despejara ese futuro para adjudicar la concesión del Plantío?
No, en absoluto. Nosotros empezamos a trabajar en la concesión del Plantío el año pasado, cuando el equipo estaba en la mitad baja de la clasificación. Todos los ayuntamientos con clubes profesionales o semiprofesionales tienen muchos problemas para afrontar las renovaciones de los convenios de uso de los estadios municipales porque la ley impide ir renovándolos durante más de 4 años seguidos. Estamos en ese caso y por eso estamos siendo referencia en otras ciudades. Nos están llamando de ayuntamientos como Santander, Gijón, Logroño... Tenían el mismo lío porque sus estadios están en su situación alegal, siguen en precario. Quiero poner en valor el trabajo de los técnicos para su prestigio como trabajadores públicos porque creo que es importante lo que han hecho aquí. El pliego es impecable y lo que se está permitiendo es, por un lado, una oportunidad de negocio para el club y, de otra parte, que el Ayuntamiento se ahorre el coste de inversión y de mantenimiento. Aunque esto último estaba vinculado al convenio de cesión nunca se cumplía. La ciudad gana porque deja de tener este gasto importante. El club tiene ahora la responsabilidad de ponerlo en valor.

El Burgos tendrá que competir con el San Pablo por patrocinadores, público y por apoyo institucional. ¿Cuánto dinero va a dar el Ayuntamiento a estos clubes?
Vamos a trabajar en un contrato de patrocinio para la próxima temporada en cantidades similares a las del San Pablo.

Pero uno está en Segunda División y el otro en Primera...
Esto es fútbol y lo otro es baloncesto. El Burgos va a tener un apoyo de patrocinio como se merece. Hemos logrado que hoy tengamos el deporte burgalés mejor que nunca. No es por mérito del Ayuntamiento, pero también es cierto que ha contribuido para acertar en los fichajes y para pagar las fichas del baloncesto, del rugby, del Burgos BH... Eso es evidente. Nos estamos dejando una pasta. Creo que la gente lo valora positivamente porque el vehículo de promoción que tiene el deporte es inigualable. ¿No merece la pena gastarnos entre todos tres o cuatro millones de euros en este tipo de contratos de patrocinio?