Barbero vuelve a la carretera

J.C.M.
-
Barbero vuelve a la carretera - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

El ciclista burgalés inicia la temporada en la Vuelta a San Juan (Argentina) en su tercera temporada en el Movistar

A Carlos Barbero ya hace días que se le acabaron las vacaciones. Para un ciclista su periodo de descanso llega en noviembre y el ciclista burgalés está a punto de regresar a la competición. Hoy pone rumbo a tierras argentinas, donde disputará su primera carrera de la temporada 2019, la Vuelta a San Juan, entre el 27 de enero y el 3 de febrero. Será una carrera muy exigente y Barbero acudirá con un Movistar muy potente, donde destaca la presencia de Nairo Quintana y Richard Carapaz. Por delante, una larga temporada en la que el ciclista burgalés buscará mejorar sus resultados de 2018, en el que logró tres victorias (en Vuelta a Burgos, Vuelta a Castilla y León y Vuelta a Madrid) y seis segundos puestos.
Carlos Barbero acabó la temporada más tarde de lo previsto, con una prueba en China y por ese motivo iniciará 2019 unas semanas después de lo previsto. En las dos últimas temporadas acudía a Australia y ahora lo hará en tierras argentinas. Pero ese retraso no ha cambiado sus hábitos, es decir, aparcar la bicicleta durante tres o cuatro semanas, con descanso total, y vuelta a la actividad de forma paulatina. «Es lo mismo que otras veces pero más tarde», explica Carlos Barbero horas antes de emprender viaje a Argentina. «Son 15 días después pero mantengo la misma rutina», explica el burgalés, que durante unos días ha estado fuera de Burgos buscando un mejor clima para poder completar sus entrenamientos, algo habitual en el mundo del ciclismo.
Y esa rutina se mantendrá básicamente en su calendario, ya que después de la Vuelta a San Juan regresará a España para competir en varias pruebas del calendario nacional, como Almería o Andalucía, antes de disputar una prueba que le gusta y que está entre las más importantes del mundo, la París-Niza.
A la hora de marcarse objetivos, Carlos Barbero es, sobre todo, ambicioso, aunque sin poner en su calendario carreras concretas. «Siempre quiero mejorar», asegura un Barbero que acumula ocho victorias con el Movistar en dos años, tres de ellas en 2018. «Ojalá este año aumente ese número, aunque ahora mismo solo me centro en iniciar la temporada, sin pensar más allá, centrándome en carrera a carrera. En 2018 logré tres victorias pero también seis segundos puestos. Muchas veces las carreras se deciden por pequeños detalles pero lo realmente importante es estar en la pelea».
Barbero cumplirá su tercera temporada con el Movistar, uno de los mejores equipos del Mundo, con compañeros como Alejandro Valverde, Nairo Quintana o Mikel Landa. «Lo difícil no es llegar a un equipo como Movistar, lo difícil es mantenerse. Ellos están contentos conmigo y yo con ellos», asegura el burgalés, que tiene claro su papel en una formación cargada de estrellas. «Cada uno sabemos nuestro papel en el equipo. En mi caso es saber encontrar mi hueco, en ciertas carreras donde no hay un líder concreto, y así me va bien. El objetivo es seguir sumando victorias».
Y dentro de Movistar volverá a compartir carreras con el flamante campeón del mundo de 2018, Alejandro Valverde, por el que siente especial admiración. «Alejandro compite en otra liga. Tengo la suerte de compartir equipo con él. Me alegré muchísimo cuando ganó el Mundial, se lo merecía más que nadie. Para mí es un ídolo desde la infancia y cuando ganó este Mundial me alegré muchísimo».
Por delante, Carlos Barbero tiene un calendario cargado de pruebas, tanto en España como en el extranjero. En este primera cita, en la Vuelta a San Juan, estarán algunos de los mejores corredores del mundo y, en el caso de Barbero, adversarios temibles en las llegadas como Sagan o Gaviria. A partir de ahí, como é mismo reconoce, buscará sus carreras.
Esa forma de plantear la temporada le ha dado buenos resultados ya que Carlos Barberos acumula 16 victorias desde que en 2012 debutó en el campo profesional. A sus 27 años todavía tiene por delante mucho tiempo para seguir creciendo y aumentar su ya importante palmarés deportivo.