scorecardresearch

A prisión por sacar 15.000 euros a un amigo para traer oro

I.E.
-

El condenado, que pasará 11 meses en la cárcel, logró convencerle para que le financiara un supuesto viaje a Mali, donde iba a cerrar una falsa operación de importación del metal

El acusado llegó a un acuerdo con la Fiscalía. - Foto: Alberto Rodrigo

Para culminar con éxito cualquier timo, por inverosímil que sea la estrategia, es preciso que el estafador disponga de una gran capacidad de persuasión. Una facultad que a buen seguro no le faltaba a un hombre que acaba de ser condenado a once meses de prisión por convencer a un amigo de que le financiara una expedición a África para importar oro de Mali, una operación que supuestamente le iba a reportar unos pingües beneficios de los que también participaría su socio capitalista. Lo malo es que todo resultó ser falso, de modo que el incauto perdió 15.000 euros y el ideólogo de la estafa dará con sus huesos en la cárcel.

Los hechos ocurrieron en el año 2017, momento en el que los dos conocidos se reunieron para hablar de la aventura. El ahora condenado informó al otro de que le había surgido una buena oportunidad de hacer negocio en África, de donde tenía la posibilidad de importar oro. Pero claro, para emprender tal viaje necesitaba antes varias cantidades de dinero para efectuar diversos trámites relacionados con los vuelos, pagos de tasas aduaneras, etc.

Por supuesto, tal como establece la sentencia del juzgado de lo penal número 3 de Burgos, el acusado no tenía intención alguna de llevar a cabo la operación que describió con pelos y señales a su conocido, su único objetivo pasaba «por apropiarse del dinero del otro con ánimo de lucro ilícito».

Para conceder una pátina de credibilidad a su engaño, llevó a cabo la petición de cantidades por fases, para que pareciera todo más ‘profesional’. Así, en un primer momento pidió a la víctima 400 euros para pagar el desplazamiento hasta Mali. El mismo día recibió el ingreso en su cuenta y sacó el dinero ipso facto. 

Posteriormente, acudió de nuevo a su financiero para que le hiciera una transferencia de 2.500 euros con el propósito de llevar a cabo diversas gestiones en Mali. Ya en España, de regreso de África, reclamó la entrega de 17.600 euros para ir a recoger el oro que supuestamente había llegado al aeropuerto de Barajas. El día 2 de noviembre de 2017 ambos viajan a Madrid y la víctima le hace el último pago, no de 17.000 euros, sino de ‘solo’ 12.000. En cuanto el acusado lo cogió se dio a la fuga por los pasillos de las instalaciones aeroportuarias.

Lógicamente, la víctima denunció los hechos y el timador fue localizado y detenido. Tras la instrucción del procedimiento llegó la hora del juicio y el acusado decidió llegar a un acuerdo con la Fiscalía, porque las opciones que albergaba de librarse de una condena eran más bien escasas. 

De manera que finalmente se conformó con  la pena que solicitaba el Ministerio Público, once meses de cárcel por la comisión de un delito de estafa. Hay que tener en cuenta también que debe reintegrar a a su amigo la cantidad de 15.000 euros, más los intereses legales, y hacer frente a las costas procesales.