scorecardresearch

Un sensor frente a los atropellos al subir a La Cartuja

F.L.D.
-

Tráfico colocará un dispositivo en la bajada a Fuente Prior e iluminará las señales para evitar atropellos

En esta zona hay un incremento de viandantes durante los fines de semana y meses de verano. - Foto: Valdivielso

No se puede decir que la subida a La Cartuja sea extremadamente peligrosa para los peatones, pero en los meses de verano más de uno se ha llevado algún que otro susto a la altura de la bajada al restaurante La Fragua. La Policía Local ya advirtió de algunos de estos amagos de atropello a la sección de Tráfico y los técnicos se pusieron a trabajar para darle solución. Así pues, de aquí a unas semanas el Ayuntamiento instalará una cámara con sensor de movimientos de los viandantes para mejorar la visibilidad del paso de cebra que hay para subir al Monasterio desde Fuente Prior. 

Sin duda es un tramo peliagudo, sobre todo en dirección hacia la ciudad. Cuando pica hacia abajo hay un cambio de rasante y el cebreado se dibuja en plena curva, lo que empeora la visibilidad de los conductores. Tampoco es que las señales ayuden en exceso a advertir del peligro. La afluencia de paseantes durante los meses de verano invitan a extremar las precauciones y no han sido pocos los ciudadanos que se han dirigido al Consistorio para que tome cartas en el asunto. 

Estas quejas se sumaron a una serie de avisos a los que acudieron los agentes del cuerpo municipal de Policía y que posteriormente enviaron a la sección de tráfico para que se analizase este punto. No eran atropellos graves, pero sí se acumularon varios incidentes que encendieron las alarmas. 

Tras realizar los pertinentes estudios, los técnicos concluyeron que la solución más acertada es colocar una cámara con un sensor de movimiento de peatones, similar a las que hay colocadas por otros puntos de la ciudad como la avenida Castilla y León o la avenida Palencia. 

Estos sensores detectan cuándo va a cruzar el peatón y alertan a los vehículos que se aproximan al paso de cebra a través de las luces led de las señales. Una iluminación que también se instalará en esta intervención que está prevista ejecutar en el plazo de dos meses como máximo. En el número 1 de la Plaza Mayor se quieren dar prisa, de hecho, para que al menos esté en funcionamiento durante el tramo final del estío. 

La inversión para ejecutar esta pequeña obra será mínima, de unos 5.000 o 6.000 euros aproximadamente, apuntan fuentes municipales. Abarata el coste el hecho de que en este entorno haya varios cuadros eléctricos y alcantarillado para poder conectar todos los dispositivos a la red. Esto agiliza también los plazos, pues este tipo de instalaciones suelen complicarse precisamente por este motivo.