scorecardresearch

Romería para sanar el alma

S.F.L.
-

Los vecinos de Briviesca están listos para tres días de ocio y tradición con motivo de la celebración de su patrona, Santa Casilda

El grupo de danzas Justo del Río volverá a participar en la fiesta y actuará en el santuario y en la plaza Mayor de Briviesca. - Foto: Honorio Hernando

Cuenta la leyenda que ha pasado más de un milenio desde que una princesa mora llamada Casilda (en árabe significa Cantar) residente en Toledo cayese enferma y los médicos de la corte poco pudieron hacer por curarla. Entre los prisioneros cristianos de su padre, a los que ella misma alimentaba a escondidas, corría el rumor de que en tierras castellanas existía un ermitaño llamado Vicente propietario de un pozo cuyas aguas curaban todos los males.  

La desesperación de su progenitor fue tal que autorizó a la joven a viajar junto a su séquito hasta territorio burebana, donde se sumergió en la poza y sanó todas sus enfermedades. Casilda entonces abjuró del Islam y se bautizó, pasando el resto de sus días en un santuario cercano. Pronto, su fama de milagrera corrió por la zona, sobre todo por la curación de afecciones ginecológicas y como potenciadora de la fertilidad femenina. Nunca regresó a su ciudad y permaneció en la comarca hasta su muerte, en el año 1.075. 

Los primeros hechos probados del culto a Santa Casilda corresponden al siglo XV, cuando el obispo Pablo de Santa María de Burgos instituyó su culto público. Un siglo después, emergió el santuario sobre la antigua ermita y nombraron a la fémina patrona de la Bureba y del lugar santo. El Cabildo de Burgos decidió entonces acometer la edificación de una nueva iglesia, debido a la creciente devoción hacia la Santa, y encargó el proyecto y ejecución a los hermanos Colonia, artistas que por aquel entonces trabajaban en la catedral burgalesa. 

En el templo, de reducidas dimensiones, depositaron las reliquias de Casilda en un nuevo sepulcro presidido por la escultura yacente de la virgen con su mimo nombre realizado por Diego de Siloé. Según los datos conservados en el Archivo Municipal de Briviesca, en 1703, un vendaval arrasó la iglesia provocando grandes desperfectos, y tuvo que rehabilitarse de nuevo, de ahí viene su actual aspecto barroco. En la cueva de la nave norte aún puede contemplarse el primitivo sepulcro de estilo gótico.

Los briviescanos presumen de la estrecha relación entre Santa Casilda con el municipio, formalizada de por vida en el año 1486 y que se mantiene más de 500 años después. Por aquel entonces, la ciudad sufría una epidemia de peste y los regidores, junto a los cabildos de Santa María y San Martín hicieron votos de guardar la fiesta de la Santa si les libraba de la plaga. Los orígenes de la romería que se celebrará el domingo -aunque normalmente se organiza el primer domingo de mayo- y de cuya programación se encarga la peña Los Desesperaos, data de 1980.

Programación. En esta ocasión, la festividad llega con más ganas que nunca. Los actos comenzarán mañana con un pasacalles de la mano de la Banda Municipal de Música acompañado de gigantes y cabezudos. A continuación, el grupo The Wave amenizará el ambiente en la plaza Mayor con sus repertorio musical. 

A pesar de que el día de la festividad es el 9, la peregrinación al santuario se ha organizado el domingo 8, a las 9.30 horas. Una vez en el lugar se oficiará misa con ofrenda de flores, pan y vino, habrá actuaciones de danzas, comida campestre, y una vez de vuelta a la ciudad, a los briviescanos les espera una muestra de folklore burgalés por el grupo de danzas Justo del Río y una verbena. Ya el lunes habrá otro pascalles, procesión y misa, parque infantil y una velada musical con la agrupación Lágrimas Negras.