scorecardresearch

80.000 euros para iluminar las riberas del Duero y Bañuelos

I.M.L.
-

El proyecto de mejora de la iluminación de los puentes sobre los ríos en Aranda se va a realizar en dos fases

El puente románico sobre el Bañuelos cambiará de color según los eventos. - Foto: J.C.O.

El proyecto de mejora de la iluminación de las zonas de ribera y los puentes de la capital ribereña se va a realizar en dos fases. Una primera afectará, antes de final de año, al puente románico sobre el río Bañuelos y a la pasarela peatonal sobre el Duero, para dejar para una segunda el Puente Mayor para principios de 2022. «Lo que se pretende es poner en valor toda la ribera, sacarla a la calle porque en Aranda vivimos un poco de espaldas a nuestros tres ríos», reconoce la edil de Promoción y Turismo, Olga Maderuelo, que resalta que este proyecto busca también que las luminarias sean más sostenibles utilizando tecnología led y placas solares.

La compra de material para la primera fase ha salido a licitación por valor de 80.000 euros para el alumbrado del puente románico del río Bañuelos, mediante proyección de tecnología led que puede cambiar de color en función de los acontecimientos o días singulares que se quieran destacar. También se procederá al alumbrado de la pasarela peatonal sobre el río Duero, que en la actualidad carece de luminarias, mediante alumbrado solar y tecnología híbrida. Estos trabajos, que realizará el Servicio Municipal de Alumbrado y Electricidad, se completarán con la mejora en el alumbrado del río Duero y río Arandilla mediante tecnología led en algunos casos y reposición de protectores y elementos defectuosos en las farolas que ya existen.

Para el próximo año se deja la renovación de la iluminación del Puente Mayor, tanto en su zona de tránsito como en la estructura del propio puente que «tendrá luces led en la parte de abajo, en los arcos, para que el agua refleje esta iluminación que sería roja para simular que por debajo del puente pasa vino» explica Maderuelo, para contar con una decoración especial de cara a la celebración en 2022 de la Ciudad Europea del Vino pero con idea de continuidad, reforzando así Aranda como uno de los grandes referentes en el territorio de la DO Ribera del Duero.