scorecardresearch

Productores de Caderechas adelantarán la recolección de cereza

S.F.L.
-

Las altas temperaturas de la última semana han acelerado el desarrollo del fruto casi quince días con respecto a otras anualidades. Los agricultores buscan personal dispuesto a trabajar en las fincas en verano

Cerezos en el Valle de Caderechas. - Foto: Valdivielso

Los fruticultores del Valle de Caderechas prevén iniciar la campaña de recolección de la cereza durante los primeros días del mes de junio, unas dos semanas antes que en otras anualidades, debido al buen desarrollo del fruto como consecuencia de las altas temperaturas registradas durante el mes de abril y la pasada semana. El presidente de la Asociación de Productores y Comerciantes de las Caderechas, Juan José Gandía, manifiesta que «durante estos días los árboles desechan aquellas que no han madurado como debían». 

Tras una Semana Santa casi veraniega, que superó los 20 grados, y los 30 que alcanzaron los termómetros hace días, la cereza ha manifestado un cambio en el tamaño e incluso, en algunos puntos del Valle, ya comienza a lucir con timidez un color rojizo. Durante los últimos dos meses se han registrado cambios bruscos de climatología y los expertos del campo esperaban lo peor porque vieron peligrar el desarrollo de los más de 50.000 cerezos del territorio. Sin embargo, no ha llovido tanto como anunciaban las previsiones y tampoco ha habido que lamentar heladas tardías, por lo que la cosecha apenas se vio afectada. Algunas flores de las localidades más bajas de Caderechas, como Salas de Bureba, Cantabrana o Terminón, se estropearon sin llegar a causar una pérdida irreparable en la cosecha. 

A día de hoy, los frutales presentan un estado fuerte porque en la zona no ha habido sequía ya que en septiembre y octubre llovió bastante y ese agua fue absorbida, por los agricultores consideran que viene «una cosecha muy buena». Sin disponer todavía de los datos definitivos, estiman que en esta campaña se pueden llegar a recoger alrededor del medio millón de toneladas en todo el área, no solo bajo la Marca de Garantía, que en año como este llega a producir unos 200.000 kilos de cereza, una cifra que según Gandía «tiende a crecer años tras año, por la ampliación de las plantaciones que llevan a cabo los fruticultores con experiencia, no porque haya más gente que se dedique al campo, porque en todos los pueblos hay cantidad de fincas y cerezos abandonados desde hace décadas», expone.

La recolección se alargará, como viene siendo habitual, hasta los últimos días del mes de agosto, dependiendo del ritmo de maduración de las diferentes clases de cereza que se cultivan en toda la zona. Los propietarios ya se han puesto manos a la obra en buscar personal dispuesto a trabajar a partir de junio en sus fincas.