scorecardresearch

«Desde el primer momento ha habido una ocultación; supimos muchas cosas por los medios»

Á.M.-A.R. / Burgos
-

El jefe del PP de Burgos admite que «dudamos» de que se hiciera un uso correcto de las tarjetas y asume el «descrédito» del Grupo

Rico, ayer. / luis lópez araico - Foto: Luis López Araico

Lo hizo en privado y en forma de consejo a comienzos de semana. Visto que eso no sirvió de nada, el presidente del PP de Burgos, César Rico, exigió ayer la dimisión «inmediata» de Eduardo Villanueva porque para su Ejecutiva, dijo, ha existido una «conducta reprochable». «Se ha producido una desviación de lo que debe ser la función de un concejal y sus explicaciones no son ni mucho menos convincentes: no ha dado una explicación necesaria para poder entender su conducta, que no es el ejemplo que quieren los ciudadanos», amplió.

De las palabras de Rico se desprende que hay algo que el todavía edil del PP no ha interiorizado en este caso, «que se nos exige una transparencia que no ha existido en su conducta ni en sus explicaciones», lo que ha derivado en un «descrédito del Grupo Municipal Popular» por el que «se deben exigir responsabilidades». De ahí que se le pidiera pública y contundentemente que deposite en la sede del Partido en la calle Calzadas su acta de concejal.

Después de eso, y siempre que Villanueva cumpla la orden política que recibió ayer por vía doble, el Partido, continuó Rico, «tiene unos estatutos que cumplir» y, por tanto, «no es descartable que expedientar al concejal», lo que incluye la posibilidad de expulsarle del Partido, sea el «siguiente paso».

Usos ‘peligrosos’

Preguntado sobre si considera si, sin necesidad de haber recibido orden que lo propiciara, existe un riesgo de que Villanueva hiciera algún uso ‘de partido’, por nimio que fuera,  y que eso pueda tener consecuencias serias para el PP si llegara a saberse, Rico dijo que Villanueva «no tenía en absoluto esas instrucciones», que «tenemos mecanismos para manejarnos con total normalidad», que «los consumos han sido constantes e incluso superiores en meses en los que no había ningún acto electoral o de partido» y que, «si lo ha hecho, porque las supuestas explicaciones que ha dado no aclaran nada, le digo que no estaba autorizado para ello». Por último, Rico reconoció que, tras varias peticiones de explicaciones, «con nosotros no ha sido claro».