scorecardresearch

Tocados por la danza

DB
-

El 20 Certamen Internacional de Coreografía Burgos-Nueva York, que vivirá sus días grandes del 28 al 30 de julio, repartirá 49.000 euros en premios en sus distintas secciones

El Teatro Principal será un año más el escenario de las competiciones de Contemporánea y Urbana. - Foto: Christian Castrillo

Tras sus pinitos el año pasado al final del verano obligado por la pandemia, el Certamen Internacional de Coreografía Burgos-Nueva York regresa a sus fechas habituales en julio. La cita, que alcanza su edición número 20, repartirá 49.000 euros en premios en metálico, a los que hay que añadir los que se dan en especie en forma de residencias artísticas y participación en otros festivales.

Las entradas se ponen a la venta hoy en TeleEntradas y en las taquillas habituales.

14 creaciones optarán a los tres premios, de 9.000, 6.000 y 3.000 euros, establecidos en la categoría estrella del Burgos-Nueva York: Danza Contemporánea.

Sobre las tablas bailarán Poesía en estado de alerta, de Maui Barzuna (Costa Rica); Crisalide, de Giovanni Insaudo (Italia); Gaslight, de Carolina Isach (República Checa); Niks, de Alfonso Fernández (España); Loop, de Evgenie Melentev (Rusia); Desierto, de Alfonso López (España); Jenga, de Lia Claudia Latini (Italia); Without Rhyme or Reason, de Arnau Pérez (España); Il faut que je... (Tengo que...), de Clémence Juglet (Francia); Amuninni, de Marco Laudini (Italia); Pez Esfinge, de Elías Aguirre (España); Cuando somos, de Sandra Egido y Carla Cervantes (España); It’s us!! Not ‘I’, de Joseph Toonga (Reino Unido); y Deprogram, de Alexander Hille (Estados Unidos).

Cuatro serán las que se disputen la otra categoría ya asentada. Los dos galardones, de 4.000 y 2.000 euros, de Danza Urbana se los jugarán Resistencia, de Jennifer Jaime y Gabriel Camprubi (Argentina y Venezuela); Errantes, de Cristy Cortez Viafara y Enric Sanjuan Orquin (Venezuela y España); Tatakai, de Adara Solas (España); y En proceso... Cia Roots, de Ruth Prim (España).

Las semifinales de ambas categorías serán en el Teatro Principal el 28 y 29 de julio y la final el día 30.

Sin tanta trayectoria, pero camino de la consolidación va la sección Bailando con Piedras, que tendrá lugar en el Monasterio de San Juan el 27 de julio (18.30 y 21 h.). Las obras a concurso son Convergencias, de Eva Alonso y Tania Garrido (España); Una maquinación de lo insensato, de Alicia Reig (España); La siesta, de Silvi López y Celia Sako (España); In-Side, de Lucía Montes y Mado Dallery (España-Francia); Payaso, de Ildar Tagirov (Rusia); y Ryttarna, de Elena Puchol y Álvaro Cano (España). Aspiran a tres premios de 3.000, 2.000 y 1.000 euros.

Y con paso jacobeo se ha iniciado esta vigésima edición. Danza en el Camino, que culminará el sábado en el Monasterio de San Juan de Burgos (18.30 y 20.30 h.) con la representación de Human 21, de Alexandra Maciá (España); Sueno de plata, de Giovanni Leonarduzzi (Italia), y Desroutes, de Arthur Bernard Bazin (Francia). Cada uno, en calidad de finalista, ya ha recibido 3.000 euros y, además, optan a 1.000 euros en cada uno de los nueve bolos que completarán en localidades de Burgos, Palencia y León.

El jurado que determinará el palmarés lo forman la coreógrafa y profesora Carmen Roche; las bailarinas Sandra Macía, Ayako Kurakake y Maruxa Salas; el expresidente de la Asociación de Profesionales de la Danza de Madrid, Raúl Cárdenes; la periodista Marta Carrasco; los exbailarines Alfonso Ordóñez y Luis Martín Oya; los directores artísticos del Calderón de Valladolid, José María Viteri, y del Victoria Eugenia de San Sebastián, Norka Chiapusso; y el técnico del Ayuntamiento de Burgos Ignacio Javier de Miguel.