scorecardresearch

La restauración de los faroles embellece la procesión de la patrona

R.L. / Miranda
-

La Cofradía de la Virgen de Altamira sacó a la calle 58 faroles, 38 más que el año pasado. La colección es prácticamente única en el país

Los faroles lucieron mejor que nunca durante la procesión. - Foto: R.L.

Nada más acabar el pregón, la Cofradía de la Virgen de Altamira se puso manos a la obra para organizar uno de los eventos que con más  ilusión espera durante el año. La procesión de los faroles, que partió de la plaza de España y recorrió varias calles de la ciudad, fue un acto emotivo y multitudinario en el que los mirandeses honraron a la patrona de la ciudad y pudieron admirar los faroles que un grupo de voluntarios ha restaurado con suma dedicación y también mucho mimo.

Hace un par de meses, la Cofradía solicitaba públicamente voluntarios para portar los faroles y ayer, el listado estaba completo. No faltaron manos a la hora de portar los 58 faroles que participaron en la procesión. Son 38 más que el año pasado, los que se han reparado durante el año gracias al apoyo de empresas que les han donado materiales. Antes, estaban destrozados, tenían los cristales rotos, la pintura roída y las coronas estaban dobladas y deslucidas. En cambio, ayer los miles de mirandeses que siguieron la procesión pudieron comprobar que la restauración ha sido completa y que vuelven a brillar con luz propia. Colectivos como Aspodemi o Ampaf y voluntarios de parroquias se animaron a llevar algunos de ellos. Se trata de una colección prácticamente única, porque en España solo hay otras tres ciudades que cuentan con elementos de estas características (Haro, Vitoria y Zaragoza), pero la de Miranda es «aún más especial porque todos los Aver Marías son distintos», subrayó Milagros Oquina, miembro de la Cofradía. El reto de este colectivo es restaurar los dos faroles que faltan y habilitar un museo para exponer todas las piezas.

Flores para Altamira

El público también acompañó a la Virgen en la tradicional ofrenda de flores, en la que alrededor de medio centenar de colectivos, asociaciones, grupos políticos e incluso cuadrillas sanjuaneras y mirandeses a título individual se acercaron a los pies de la imagen de Altamira para entregar un ramo. Los camareros de la Cofradía recogieron docenas, que colocaron con cuidado en los soportes preparados para ello, al tiempo que los grupos corales y de danzas amenizaron el evento bailando delante de la Virgen.

Durante la ofrenda se leyeron  los trabajos finalistas del concurso de poesía que organiza la Cofradía y al que se presentaron más de 200 obras, sobre todo en la categoría infantil. Beatriz Ugalde se impuso en Adultos, mientras que Ángela Martínez ganó en Juvenil y Adrián Salas en Infantil, hasta 12 años. Los tres leerán hoy su poesía en la misa de las 12.30 horas en honor a la Virgen.