scorecardresearch

Arranca la obra para dar energía eléctrica a Villalonquéjar

J.M.
-

Las máquinas han comenzado a trabajar en la parcela donde se ubicará la nueva subestación y en la que se invertirán 2 millones de euros. Hace años que se reclama ejecutar la inversión

Los trabajos ya están en marcha. - Foto: Valdivielso

La construcción de la futura subestación eléctrica de Villalonquéjar, una infraestructura esencial para garantizar el suministro eléctrico a las empresas que se ubiquen en la cuarta fase del polígono, se encuentra ya en marcha. Las máquinas han comenzado a trabajar sobre el terreno para ejecutar una inversión que se ha hecho esperar más de la cuenta, altamente demandada por los empresarios y por los partidos de la oposición y que exigirá un desembolso al Ayuntamiento de alrededor de 2 millones de euros.

Fue en el año 2017 cuando el Ayuntamiento, dentro del acuerdo de refinanciación de la deuda del Consorcio de Villalonquéjar, adquirió el compromiso de costear con fondos propios la construcción de la subestación. El buen ritmo en la venta de parcelas provocó que surgieran algunas voces en las que se apremiaba a reservar una partida presupuestaria ante el riesgo de que la falta de suministro eléctrico pudiera lastrar la llegada de compañías al polígono.

El cambio en el Ejecutivo municipal no precipitó tampoco los acontecimientos aunque en el Presupuesto de 2020 se incluyó ya una partida para este fin. Eso sí, el gasto quedaba supeditado a la venta de patrimonio municipal del suelo.

Se confirmó que el Ayuntamiento no iba a obtener recursos por esa vía y tras conocerse que el Gobierno de Madrid suspendería las reglas fiscales, el bipartito incluyó ya una partida a través de una modificación presupuestaria que se aprobó el 6 de noviembre de ese año y que entró en vigor a finales de diciembre. Fue entonces cuando se agilizaron los trámites aunque no ha sido hasta ahora, casi un año después, cuando se han comenzado a ver los primeros trabajos en la parcela.

En el Ejecutivo local han defendido en los últimos años la necesidad de esta inversión, si bien también han restado dramatismo al asegurar que la instalación de nuevas empresas no ha llegado a estar nunca comprometida por la falta de suministro eléctrico. Tampoco ahora que remonta el mercado.