scorecardresearch

¡Cuánto tiempo!

C.P.
-

El Hereda San Pablo y el Melilla se verán las caras más de cinco años después de aquella eliminatoria de play off en la que los azulones iniciaron el camino del ascenso a la ACB

Álex Barrera (i.) y Álex López (d.) son los únicos que repiten de la temporada 2016/17, en la que consiguieron el ascenso. - Foto: Valdivielso

Han pasado cinco años y cuatro meses, pero da la sensación de que ha transcurrido toda una vida. La última vez que el Hereda San Pablo y el Melilla se vieron las caras fue el 12 mayo de 2017 en la primera eliminatoria del play off de ascenso a la Liga Endesa. Los burgaleses, liderados por Diego Epifanio desde el banquillo, vencieron la serie por 3-0 y acabaron subiendo tras batir por idéntico resultado al Breogán y al Palencia. 

La rivalidad entre Burgos y Melilla ha sido un 'clásico' en las últimas décadas, pero desde la fundación del San Pablo en el verano de 2015 solo se han enfrentado en siete ocasiones con un balance de cinco triunfos para los azulones y solo dos derrotas. Es más, los visitantes nunca han ganado al San Pablo a las orillas del Arlanzón y buscan lograrlo esta tarde (18.00 horas) primera vez en el Coliseum.

En la última ocasión en la que se cruzaron, el equipo burgalés estaba dirigido por Diego Epifanio y contaba con nombres históricos del club como Javi Vega, Goran Huskic, Álex Barrera o Álex López. Estos dos últimos son los únicos de los que disputaron aquella eliminatoria que saltarán hoy al parqué del Coliseum. De hecho, el catalán fue, junto a Huskic, el más valorado del primer duelo, que se decidió a favor de los castellanos en un final agónico (79-78).

Al día siguiente, el San Pablo dio otro golpetazo sobre la mesa (82-76) gracias a un 45% de acierto desde el exterior con Edu Martínez, ahora en el Almansa, como máximo anotador. La serie se solventó sin muchos apuros en el tercer compromiso en tierras africanas (76-91) con una exhibición de Huskic.

Antes, en la liga regular, el San Pablo había sido capaz de ganar con comodidad (89-75) en El Plantío, pero había hincado la rodilla en su visita al Pabellón Javier Imbroda (77-66). También se habían enfrentado el curso anterior con un balance similar, victoria en casa (85-81) y derrota a domicilio (66-65).

Tras un impasse de 1.975 días, el San Pablo y el Melilla  se volverán a ver las caras en LEBOro con las mismas aspiraciones de luchar por el ascenso. En este caso, los castellanos parten con el cartel de favoritos, aunque es una incógnita el rendimiento que ofrecerán después de una pretemporada un tanto irregular en cuanto a juego y resultados. El choque, además, cruzará a Paco Olmos, técnico azulón, con el que fue su equipo entre 2006 y 2009. De hecho, en esa época visitó El Plantío como técnico del Melilla para medirse al Autocid Ford.

«Sin miedo». De regreso al presente, Óscar Lata, actual entrenador del Melilla, avisó de que llegan como querían a este primer duelo liguero y que jugarán «sin miedo» en el Coliseum. «Estamos contentos con la pretemporada y preparados para la primera jornada. La clave en Burgos es demostrar nuestra identidad, ser un equipo que juega sin miedo y plantear un partido cara a cara contra un rival de máximo nivel en un pabellón que va a estar a tope. Si mantenemos nuestra identidad, seremos competitivos», valoró en la televisión oficial del club.