scorecardresearch

«Se está viendo que somos muy ambiciosos»

JUNIOR VIEIRA
-

Sergio Carreira, lateral del Mirandés, asume que se enfrentarán a un Valladolid que «va a venir con todo», pero asegura que el equipo «no tiene que tenerle miedo a nada»

Sergio Carreira controla un balón durante el partido que enfrentó al Mirandés con el Tenerife. - Foto: Luis López Araico

Su llegada a Miranda el pasado mercado de verano se demoró más de lo previsto. Aún así lo hizo y desde el primer momento, Sergio Carreira se puso a los mandos del lateral derecho rojillo. «No soy el mismo futbolista que antes», asegura. Ni tampoco lo ha sido el equipo desde la llegada de Etxeberria. A punto de cerrar la permanencia un año más en segunda división, el gallego asegura que «se está viendo que el equipo es muy ambicioso» y que ante el Real Valladolid, «no hay que temerle a nada». 

El buen momento que vive la plantilla se vio algo truncado el pasado viernes frente al Amorebieta. «Jugamos contra un equipo que se estaba jugando la vida, posiblemente su última bala e iban a salir con todo», explica. Aún así, el sentimiento que reina en la plantilla es que «la derrota tenía que llegar y ahora hay que seguir intentando conseguir puntos». Este domingo no será tarea fácil, ya que los vallisoletanos están luchando por los puestos de ascenso directo. «Se juegan la vida y van a venir con todo», expresa Carreira. Sin embargo, está convencido de que los de Pacheta saben que «en casa somos muy peligrosos».

La sintonía entre afición y jugadores no puede ser mejor. Después de momentos algo complicados, los resultados acompañan y se respira tranquilidad. Para Carreira es «una gozada» jugar en Anduva. Explica que «siempre lo ha sido», pero que «últimamente se nota un plus en el ambiente». Esto quedó totalmente evidenciado en el derbi burgalés, cuando un estadio lleno hasta la bandera disfrutó de la victoria rojilla. «Nos empujaron cuando íbamos perdiendo y dimos la vuelta al resultado». 

Esos tres puntos ayudaron a que el Mirandés pueda dejar cerrada su permanencia en segunda división durante las próximas jornadas. En tierra de nadie y con los puestos de play-off muy lejos, el equipo solo luchará por conseguir tres puntos. Sin embargo, el lateral afirma que «no va a haber ningún tipo de relajación» y que una vez «certificada la salvación matemáticamente», el objetivo residirá en «quedar lo más alto posible». 

Que el Mirandés consiguiera alcanzar los 'mágicos' 50 puntos a seis jornadas del final, se antojaba muy complicado hace tan solo un par de meses. Los rojillos no estaban con mucho olfato arriba y encajaban bastantes goles, lo que les hundió en la clasificación. Como integrante del equipo, asume que son «jugadores jóvenes» que igual  no tienen «ese ritmo tan competitivo como gente que lleva ya varios años», pero destaca que es «el riesgo a asumir» y que el equipo «ha mejorado». Tanto en conjunto como él a nivel propiamente personal, sobre todo «en la tarea defensiva». 

El origen de esta inestabilidad a principio de temporada residía en que «cada uno viene de un equipo diferente». Con el paso de las jornadas mejoró y todo gracias  a que al final, «hay que estar unidos, conocerse y coger la categoría con la importancia que tiene», concluye el lateral gallego.