scorecardresearch

Gasolineras al límite por el retraso en el abono del Gobierno

L.M.
-

El Ejecutivo no ha ingresado aún a los empresarios del sector en Burgos el pago por los descuentos que tuvieron que aplicar en los repostajes de abril

El sector «está hecho polvo» según la patronal regional. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Once días llevan esperando los propietarios de las estaciones de servicio burgalesas a que elGobierno les abone el importe íntegro correspondiente al gasto realizado por aplicar el descuento de los 20 céntimos de abril. Aunque la Agencia Tributaria dio la orden para efectuar este pago la semana pasada, la patronal que agrupa a los empresarios del sector en la provincia no ha visto cómo este dinero ingresaba en las cuentas de sus asociados.

El problema radica, explica el presidente de la Agrupación de Vendedores de Carburantes al por menor de Castilla y León (Avecal), en que a diferencia del adelanto de abril, que se envió a través delMinisterio, en esta ocasión se hace mediante las delegaciones de Hacienda de cada comunidad.«Hay regiones como PaísVasco donde el pago ha ido como un tiro pero en otras como enCastilla yLeón todo va mucho mas lento», lamenta RafaelPizarro.

«Esperemos que llegue pronto porque mucha gente lo está pasando realmente mal», denuncia por su parte JesúsSadornil, presidente de Adesbur. En abril, primer mes que estuvo en vigor la rebaja de los 20 céntimos por litro de combustible, las estaciones de servicio recibieron un adelanto proporcional a la cantidad de combustible que vendieron el año pasado por esas mismas fechas.Sin embargo, el abono que deberían de tener ingresado desde principios de mayo es el correspondiente a los descuentos que se hicieron en abril.

«Nos está afectando mucho.Calculo que nos deben entre 30.000 y 40.000 euros por gasolinera», insiste el presidente de la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de Burgos (Adesbur). Los principales afectados, explica, son los establecimientos constituidos como pymes, micropymes o los que dirige un autónomo, la inmensa mayoría que hay activos enBurgos y enEspaña.«Cuantos más litros vendes más te endeudas», lamenta Rafael Pizarro, que reconoce que muchos asociados están teniendo que tirar de ahorros o del dinero de sus familias para tratar de llevar lo mejor posible esta situación hasta que elGobierno les ingrese lo que les debe.

La solución más justa. Defienden ambos presidentes que lo que realmente se debería aplicar es una reducción de los impuestos más que una rebaja de 20 céntimos por litro. El tributo de hidrocarburos, elIVA, el especial o incluso elIPRF a cada uno de los contribuyentes que acude a repostar.«Las posibilidades son muy grandes pero aquí nadie mueve un dedo», denuncia Pizarro, que asegura que su sector «está hecho polvo».

La Organización de Consumidores yUsuarios respaldó ayer esta propuesta de rebaja impositiva.Según la OCU, lo que se debería hacer es una supresión de impuestos temporal. Es más, considera que los consumidores «tienen pocas herramientas» para impedir estas subidas, más allá de priorizar las cadenas de gasolineras con el precio más barato.