scorecardresearch

Instalan un medidor móvil para comprobar la calidad del aire

C.M.
-

El Ayuntamiento de Burgos se lo pidió a la Junta, que ha accedido a ubicarlo durante un mes en la zona de Barrio Gimeno y otro mes en el parque de Cruz Roja

La unidad está ubicada en Barrio Gimeno. - Foto: Alberto Rodrigo

La Asociación Ecologistas en Acción ha advertido en numerosas ocasiones que los medidores urbanos de contaminación de aire se encuentran emplazados en lugares con poco tráfico (parque de Fuentes Blancas y plaza Lavaderos) que no reflejan la mala calidad del aire. Por ello, la Concejalía de Medio Ambiente solicitó a la Junta la posibilidad de poder desplazar a Burgos su unidad móvil para realizar mediciones en otros puntos de la ciudad y la demanda ha sido aceptada. 
Desde la semana pasada se ha instalado en el entorno de Barrio Gimeno, donde permanecerá por espacio de un mes. Una vez finalizado este tiempo se desplazará hasta el parque de la Cruz Roja y allí se quedará otro mes. «Ante las críticas sobre que las estaciones fijas no medían con exactitud o determinados parámetros decidimos hacer esta petición a la Junta y ha accedido», señaló el concejal de Medio Ambiente, Josué Temiño. 

Se da la circunstancia de que esta unidad había estado en la ciudad de manera puntual para hacer mediciones en los barrios de Villalonquéjar y Villagonzalo Arenas para poner medidas correctoras.

El Ayuntamiento planteó algunas ubicaciones como la plaza del Rey, San Agustín, Diputación o la plaza Vega pero los técnicos de la Junta se encargaron de evaluarlas pero algunas se descartaron dado que la unidad necesita estar enganchada a la corriente eléctrica o estar cerca de semáforos, dado que en ellos paran los coches y expulsan más polución. Finalmente, se optó por Barrio Gimeno y el entorno de Cruz Roja. 

Una vez que pasen los dos meses y se emitan los resultados, la Concejalía de Medio Ambiente los evaluará y tomará decisiones. «Queremos comparar los datos que nos dan las dos estaciones fijas de la Junta y León con los que se obtengan de la móvil en los dos emplazamientos. Si son los mismos es que las mediciones están bien y si son diferentes habrá que conocer las razones», añadió Temiño. 

Sensores. El Ayuntamiento ha sacado a concurso la contratación de ocho sensores que se instalarán en diferentes puntos de la ciudad para hacer mediciones por un importe de 70.000 euros y su mantenimiento durante cuatro años. Las empresas tiene de plazo hasta el 4 de noviembre para presentar sus ofertas. La red de sensores servirá para conocer los niveles de contaminación en la capital burgalesa pero que, además de a nivel informativo, puede tener efectos prácticos ya que la Ley de Cambio Climático, que entró en vigor el pasado mes de mayo, obliga a los municipios de más de 50.000 habitantes a establecer zonas de bajas emisiones antes de 2023. «Es imprescindible que la ciudad se dote una serie de mecanismos que midan la calidad de aire y aplicar las correcciones que sean necesarias», apuntó el concejal. 

Los ocho sensores se instalarán en «postes o farolas de la red de alumbrado» y el Ayuntamiento dispondrá de información en tiempo real que la permitirá tomar decisiones sobre restricciones en el tráfico u otras a nivel de planificación de ciudad. También se publicarán en la página web del Ayuntamiento. Temiño explicó que se quieren ubicar en los entornos de los centros educativos o centros de salud para proteger estos espacios. 

Esta actuación se completará con el plan de reducción de la contaminación acústica y la zona de bajas emisiones, así como también con la elaboración de un protocolo de contaminación. «Estamos trabajando en su elaboración, dado que la ciudad carecía de él, aunque estamos a la espera de la nueva normativa europea, y servirá saber actuar en el caso de que ciudad supere determinados niveles».