scorecardresearch

Proyectan 2 granjas porcinas con 4.000 cabezas en la Ribera

I.M.L.
-

Ambas iniciativas se encuentran en la fase de obtención de permisos. Han comenzado por la captación de aguas, para lo que la Confederación Hidrográfica del Duero ha puesto varios condicionantes

La granja que se proyecta en Hontoria de Valdearados es de cerdos de cebo, mientras que la de Peñaranda es para explotación de ganado porcino. - Foto: Alberto Rodrigo

La expansión de la ganadería porcina en la comarca ribereña sigue sumando nuevos proyectos. Los pueblos que acogerán sendas explotaciones, si logran obtener todas las autorizaciones administrativas y medioambientales, son Peñaranda de Duero y Hontoria de Valdearados. Ambas se plantean con capacidad inferior a las dos mil cabezas -para 1.960 y 1.990 respectivamente, esta última de porcino de cebo- con lo que la tramitación administrativa es más laxa, ya que estarían exentas de presentar un estudio de impacto ambiental y tampoco lo necesitarían para posibles ampliaciones.

Lo que sí que necesita contar con un informe de impacto ambiental es el proyecto de sondeo para la captación de aguas subterráneas para abastecer sendas explotaciones, que según el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Burgos «no tiene efectos significativos sobre el medio ambiente», aunque la Confederación Hidrográfica del Duero sí que ha planteado una serie de apreciaciones, idénticas en ambos casos, aunque no se opone a esta captación de agua. Entre ellas, pone el acento en «la ausencia de una lámina impermeabilizable para la base de la balsa de lodos, la falta de medidas concretas para la prevención de la contaminación por fugas o vertidos accidentales, la omisión de un plan de evacuación o vertido de las aguas que se bombearán durante las labores de limpieza y aforo del sondeo o el plan propuesto para la restauración del terreno afectado por las obras de perforación», por lo que pone unos condicionantes que, de cumplirse, darían luz verde a estos aprovechamientos hidrológicos.

Estas dos granjas se pretenden ubicar alejadas de la población, una al norte de Peñaranda de Duero y la otra al nordeste de Hontoria de Valdearados, ambas en suelo rústico común y cuentan con promotores independientes. A pesar de ello, las consecuencias que se plantean que tendrían para los recursos hídricos son idénticas, avisando que «durante la fase de explotación, la detracción de agua del acuífero podría suponer un efecto negativo sobre la integridad y el estado de conservación de la masa de agua subterránea» por lo que se pide que se haga «un consumo eficiente del recurso».

Los diferentes servicios territoriales de la Junta consultados (Cultura y Turismo, Agricultura y Ganadería, Medio Ambiente, Fomento y Protección Civil) no ponen pegas a este proyecto de captación de aguas, por lo que la resolución definitiva para autorizar este trámite expone que «no tiene efectos significativos sobre el medio ambiente» en las dos propuestas, especificando sin embargo que debe cumplir con determinadas medidas correctoras, preventivas y de compensación como el uso de caminos públicos, que deben quedar en perfectas condiciones y evitar su deterioro, o que necesita que el organismo de la cuenta dé su autorización para la captación y uso privativo de las aguas subterráneas.

Con este informe de impacto ambiental, nada impide que se sigan tramitando los permisos necesarios para la instalación de estas dos nuevas granjas de cerdos en la comarca ribereña.