Portland, 50 días en llamas

Agencias
-

Las concentraciones contra la violencia racial se intensifican para protestar contra la presencia de agentes federales enviados por Trump para controlar la situación tras semanas de choques

Portland, 50 días en llamas - Foto: CAITLIN OCHS

GALERÍA

Portland, 50 días en llamas

Desde que la consigna Las vidas negras importan impera en las calles de Estados Unidos, las movilizaciones en defensa del colectivo negro recorren el país. En los últimos días hay que poner el foco en la ciudad de Portland, en Oregon, donde llevan más de 50 jornadas con choques entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad. Y es que ambas facciones se volvieron a enfrentar el pasado lunes después de un fin de semana incendiario en todo el país, donde se produjeron decenas de protestas en numerosas ciudades contra el racismo y la represión policial.
La muerte de George Floyd el pasado 25 de mayo en Mineápolis (Minnesota) tras pasarse casi nueve minutos con su cuello aprisionado por la rodilla del agente de Policía Derek Chauvin desató protestas y disturbios por todo el país en un movimiento que ha ido creciendo y se ha expandido.
Las concentraciones en la ciudad de Portland se iniciaron pacíficamente el domingo, pero se fueron recrudenciendo con el paso de las horas dirigidas principalmente, según la Policía, contra la presencia en esa ciudad de unidades federales enviadas por el presidente, Donald Trump.
De hecho, el tono del mandatario está lejos de ser conciliador y aseveró que está dispuesto a enviar unos 75.000 agentes federales a ciudades gobernadas por los demócratas para atajar la violencia, con lo cual las protestas que hasta hace tres semanas se centraban en el racismo, ahora se han intensificado en oposición al uso de las fuerzas federales. Y todo a pocos meses de los comicios para elegir al inquilino de la Casa Blanca que se celebrarán a principios de noviembre.
 Por su parte, Trump, insistió en que los manifestantes  de Portland y Seattle -donde las manifestaciones también se intensificaron el pasado fin de semana- son unos  «anarquistas y agitadores».
En un mensaje publicado en la red social Twitter, el republicano enfatizaba que «los medios de noticias falsas» intentan retratar a las personas que salen a las calles en estas localidades como «maravillosos, dulces y personas inocentes que salen solo a dar un pequeño paseo». «En realidad, son anarquistas y agitadores enfermos y trastornados que nuestros grandes hombres y mujeres de las fuerzas del orden controlan fácilmente», apuntó.
Así, aprovechó la oportunidad para criticar al expresidente Joe Biden, su presumiblemente futuro adversario en las elecciones: «Destruirían nuestras ciudades, y sería peor aún, si Joe Biden, el títere de la izquierda, ganara alguna vez».