«No queremos préstamos, ya estamos sobreendeudados»

L. NÚÑEZ
-

Los hosteleros arandinos salen a la calle por tercer jueves seguido y denuncian el trato distinto respecto a otras comunidades

Los hosteleros de Aranda y la Ribera del Duero reclaman un plan de ayuda y rescate al sector. - Foto: L.N.

La hostelería de Aranda y la Ribera del Duero volvió a salir ayer a la calle para protestar contra el cierre de los establecimientos que decretó la Junta de Castilla y León para atajar los contagios por coronavirus y exigir una vez más un plan de choque y rescate al sector. 
Varios centenares de personas acudieron a la tercera movilización en la que, a diferencia de las dos anteriores, se realizó una marcha  desde la plaza de San Esteban hasta la Plaza Mayor, pasando por la calle Burgo de Osma, el puente sobre el río Duero y la calle Postas al grito de «queremos trabajar».
«No somos los culpables, somos víctimas de esta pandemia», proclamó la presidenta de Asohar, Nuria Leal, frente al Ayuntamiento de la capital ribereña.
La hostelería, que cuenta con más de 8.000 empresas en Castilla y León según los datos de Turespaña, exigió de nuevo ayudas directas.«Las propuestas se centran en préstamos. Estamos sobreendeudados y en una situación tan límite que las restricciones y los cierres van a terminar con el 40% del sector si esto se prolonga», vaticinó.
Los trabajadores de los bares y restaurantes arandinos y ribereños  recordaron que si no facturan porque el Gobierno autonómico ordenó su cierre, que se prolongará hasta el próximo 3 de diciembre, tampoco podrán pagar impuestos. Por ello, Leal recalcó que el sector seguirá saliendo a la calle como hizo los tres últimos jueves:«Reiteramos la necesidad de un plan de choque, con horarios de funcionamiento razonables y equiparables de las diferentes comunidades autónomas». En su opinión, resulta difícil entender «el trato distinto» que están recibiendo los hosteleros en función de cada región, ya que, por ejemplo en Madrid, los locales sí están abiertos.
Entre las medidas que propone Asohar se encuentra la exoneración total de seguros sociales para «salvaguardar los puestos de trabajo» y una moratoria de impuestos dado que en estas circunstancias «resulta prácticamente imposible de desarrollar su labor». En muchos casos, la actividad se reduce al servicio de reparto de comida y cafés para llevar o repartir a domicilio.
Tras una sonora pitada por parte de los manifestantes a todas las administraciones, la presidenta de Asohar agradeció la participación de numerosos proveedores de los hosteleros, que también salieron a la calle con sus vehículos en señal de apoyo. Su itinerario, casi de forma simultánea a la marcha a pie, partió del ADCMichelín y concluyó en los Jardines de Don Diego.