Los bonos de consumo moverán en Briviesca unos 230.000 euros

S.F.L.
-

La campaña se alargará hasta el 31 de octubre y solo se beneficiarán los empadronados en la ciudad

Los bonos de consumo moverán en Briviesca unos 230.000 euros - Foto: S.F.L.

La adquisición de los bonos de consumo que el Ayuntamiento de Briviesca pondrá a disposición de los empadronados en la ciudad a partir del 3 de agosto,  generará una inyección económica en el municipio de aproximadamente 230.000 euros en los tres meses que durará la campaña y en el caso que los 6.594  ciudadanos censados se hagan con un paquete. Dicha cantidad solo podrá gastarse en todas aquellas empresas, comercios y locales de hostelería y hospedería que se adhieran a la iniciativa.

El Consistorio aprobó a principios de verano una subvención destinada a amortiguar con unos bonos los efectos negativos sobre el consumo y la actividad económica provocados por la crisis de la COVID-19 con el fin de impulsar las compras en el comercio de proximidad. Los vales serán de 35 euros de montante  divididos en cantidades de 20, 10 y 5 euros, siendo de 20 el coste para adquirir dicho bono en la Oficina de Turismo. «Cada vecino desembolsará 20 euros pero a cambio obtendrá los cupones para gastar hasta 35», explican fuentes municipales que remarcan que solo habrá posibilidad de adquirir un paquete de bonos por persona -ya sean adultas o menores de edad- y no se podrán comprar sueltos.

El plazo para que los establecimientos que quieran participar se sumen a la iniciativa comenzó ayer y finalizará el viernes 31 de julio. No obstante, el periodo para canjear los cupones en los distintos locales participantes que muestren el distintivo de la iniciativa se alargará hasta el 31 de octubre y a partir de entonces perderán su valor.

Con respecto al pago de las compras, los clientes podrán abonar la totalidad o parte del pago del servicio con los vales pero el importe deberá ser mayor que el valor de los bonos entregados. Así, el resto de la cantidad la entregará el comprador en la forma de pago que acuerde con el comerciante. «No son permutables por dinero efectivo y los que estén rotos, desgastados o con daños visibles perderán, en principio, su valor. Sin bien, el establecimiento tendrá la última palabra y decidirá si acepta o no el bono bajo su propia responsabilidad», exponen desde el Consistorio.

Para Milagros, la propietaria de la tienda de ropa Ememoda, la iniciativa es muy acertada. «La gente se animará a gastar más en Briviesca y el movimiento de capital nos vendrá muy bien a todos», declara. Margarita, dueña del Aceitunero, afirma que será «un dinero que se quedará en la ciudad» y espera que los vecinos se conciencien de que es fundamental hacer gasto en el municipio para que mantenga su vida. «Menos comprar por internet y en grandes superficies y más en el comercio local», manifiesta.

El sorteo de 300 euros espolea las ventas en los establecimientos de Oña.

El Ayuntamiento de Oña inició también una campaña de apoyo al comercio local para lograr que las ventas se mantengan e incluso se capten más clientes con la entrega de unas papeletas, que entrarán en el sorteo de 300 euros una vez finalice el verano y que deberán gastarse en los 19 establecimientos que se han adherido a la iniciativa. Fuentes municipales aseguran que ya han entregado más de 15.000 a los comerciantes por lo que consideran que la idea ha resultado exitosa.

En general, los  minoristas han comprobado como las ventas se han incrementado este verano.