scorecardresearch

El San Pablo vuelve a la Liga frente a un Bilbao necesitado

C.P.
-

Después de proclamarse campeón de la Champions por segunda vez, el Hereda San Pablo regresa hoy a la ACB (Miribilla, 18.30 horas) con el objetivo de sellar la sexta plaza en la cancha de un Bilbao Basket que lucha por no descender

El exazulón John Jenkins -en la imagen tapado por Rabaseda- viene de anotar 19 puntos y un triple decisivo ante el Fuenla. - Foto: Jesús J. Matías

La dulce resaca del Hereda San Pablo se ha alargado más de una semana y le ha permitido recuperarse bien después de la retahíla de partidos en marzo y del subidón de adrenalina que supuso alzarse con la segunda Basketball Champions League de su historia. Han pasado diez días desde que levantó el título europeo en Rusia y la plantilla ya ha cambiado el chip de cara al final de la fase regular y el play off de la ACB. Hoy (Miribilla, 18.30 horas), vuelve a la competición doméstica con la visita a la cancha del Bilbao Basket, que llega a este encuentro con la imperiosa necesidad de ganar si quiere depender de sí mismo para salvarse.

Los vigentes campeones de Europa regresaron el pasado viernes a los entrenamientos para preparar el duelo en Miribilla, donde pueden dejar sellada la sexta plaza y evitar así al Real Madrid y al Barcelona en la primera serie del play off. Lo hicieron con todos sus efectivos disponibles a excepción de Maksim Salash, que no pudo incorporarse a los entrenamientos hasta el domingo tras haberse quedado retenido en Rusia. «Le he visto bien, aunque ha pasado unos días malos. Estaba cansado y preocupado porque mientras sus compañeros estaban con sus familias o descansando, él estaba con la intranquilidad de cuándo podía volver», señaló Joan Peñarroya, entrenador azulón.

El ala-pívot bielorruso estará disponible para participar hoy en el complicado choque ante al Bilbao Basket, al que su delicada situación clasificatoria le convierte en un rival muy peligroso. Necesita sacar adelante los tres partidos que le quedan si quiere depender de sí mismo o ganar al menos dos para tener alguna opción de salvación. «No hay nada más duro en el deporte profesional que jugar partidos por no descender. Me espero un Bilbao que lo va a dar todo por conseguir la victoria, desde la brillantez, el trabajo o lo que haga falta. Se va a agarrar a lo que necesite», explicó Peñarroya.

El principal objetivo será asegurar la sexta plaza (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este martes o aquí)