scorecardresearch

La automoción burgalesa sortea de momento el ERTE de Renault

L.M.
-

Las firmas cuentan con una amplia cartera de clientes y ninguna de ellas depende en exclusiva de la marca francesa.La aplicación de más expedientes en otras plantas sería más alarmante

La automoción tiene un gran peso dentro de la producción de la industria burgalesa. - Foto: Luis López Araico

La escasez mundial de semiconductores está provocando que los fabricantes de automóviles se las estén viendo y deseando para no trastocar sus procesos de producción. El boom de pedidos de estos microchips con motivo de la pandemia, dado el incremento en la demanda de aparatos tecnológicos, está relegando a la industria a un segundo plano a la hora de recibir estos suministros, presentes en numerosas partes del coche.Es por ello que Renault acaba de acordar un ERTE para los más de 11.000 trabajadores que tiene España para prever posibles parones y que, de momento, no tiene repercusión en la economía burgalesa según aseguran los sindicatos.

Las plantas de Valladolid y Palencia, que suman más de 9.000 empleos, son el destino final de una multitud de piezas que se diseñan y se fabrican en la provincia. Sin embargo, no hay ninguna compañía burgalesa que tenga a la marca francesa como su único cliente, ya que nutren también a fábricas españolas como Volkswagen, PSA, Ford, Opel,Seat, Iveco o Merdeces.Esta diversificación de clientes, apunta el responsable de Industria de CCOO,Juan Ignacio Ruiz, «está ayudando a mantener la actividad dentro de unos cauces normales».Sin embargo, se corre el riesgo de que la carencia de semiconductores empiece a afectar gravemente a otras factorías, lo que irremediablemente acabaría influyendo en las firmas burgalesas.

Un precedente a la vista. Es el caso de la planta de Mercedes-Benz de Vitoria, donde han tenido que detener su producción varios sábados.Ello ha provocado que la multinacional Lear, que en la provincia cuenta con tres fábricas y que tiene en la vasca su principal cliente y casi el único, hayan tenido que suscribir también un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para prever posibles desaceleraciones del ritmo de entrega de piezas.

«En Renault cuentan con una bolsa de horas amplia que esperemos ayude a que no tengan que aplicar el ERTE», aseguran ahora desde UGT-FICA, donde su secretario,Ramiro Marijuán, alaba la diversificación de la cartera de clientes de las compañías locales.«Hasta que no sepamos si para la madre (en referencia a las plantas de Palencia y Valladolid del fabricante francés) los hijos vamos detrás a la espera(por el sector de la empresa auxiliar burgalesa)», apunta.

El ERTE de Renault cumple este jueves una semana desde que entró en vigor, y se prolongará -si nada cambia o hay una renegociación- hasta el próximo 30 de septiembre. Los empleados percibirán el 85% de su salario bruto individual (retribución primaria, prima, antigüedad, turnicidad y en su caso salario forfait), la totalidad de las pagas y disfrutarán de sus vacaciones sin ninguna penalización.