Aquelarre en un pueblo perdido de Castilla

ALMUDENA SANZ
-

La autora burgalesa Casilda G. Forné cuenta la historia de tres generaciones de mujeres en su tercera novela, 'La musa olvidada', que etiqueta como «una mezcla de terrorcito y mitología»

Casilda G. Forné muestra un ejemplar de este nuevo libro, que ya se encuentra en las librerías de la ciudad. - Foto: Patricia

La vida puede cambiar en un instante y las cosas no siempre son lo que parecen son dos máximas que envuelven La musa olvidada, la tercera novela de Casilda G. Forné (Burgos, 1986). Sus páginas siguen los pasos de Sonia, una adolescente independiente que vive plácidamente en una ciudad con su madre, Sara, una fotógrafa de prestigio y cosmopolita, que, tras recibir una herencia, decide unilateralmente instalarse en un viejo molino en un pueblo perdido de Castilla, donde la joven descubrirá el secreto del gran éxito profesional de su progenitora. Y hasta ahí puede leer su creadora. 
«Cuento la historia de tres generaciones de mujeres de la misma familia, a la tercera la descubrirán cuando llegan al pueblo, y recuerda el típico aquelarre de las tres brujas, con la anciana, la madre y la doncella. Con eso he querido jugar», desvela y pone una curiosa etiqueta a la que se refiere como su «tercer chiquitín»: «Es una mezcla de terror, terrorcito, y mitología». 
Y es que durante la narración se pregunta qué hubiera ocurrido si los clásicos no hubieran contado todo. «¿Qué pasaría si hubiera una deidad que no apareciera o si existiera alguna parte borrada de forma deliberada?», se cuestiona. 
Por primera vez desde su debut con Rainbow Eyes. Lo que tu mirada esconde, la autora prescinde de un Burgos perfectamente reconocible como escenario. Tira de sutileza y deshilacha el relato en un pueblo de Castilla, «uno de esos tantos olvidados por los que pasas por la carretera y dices ‘aquí se planta una secta y no te enteras’».
Cree que tras dos libros (el segundo fue Diario de un cuervo) sigue evolucionando. Ya no se para a corregir cada dos páginas y ha perdido el miedo a mezclar géneros para no despistar a quien la lee. Poco a poco, se hace hueco en el parnaso literario local. Tiene sus lectores, agradece a las librerías su complicidad y de vez en cuando flipa cuando la escribe alguien de Cuenca piropeando sus novelas. He ahí el poder de las redes, más transitadas que nunca durante la pandemia, que la lleva a hacer una presentación virtual, el viernes 27 a las 19.30 h. en su perfil de Instagram (C.G. Forné). 
La musa olvidada aún humea, pero ya ha puesto a calentar varios proyectos. La música de Metallica la acompaña en Some Kind of Monster, la segunda entrega de la serie protagonizada por la inspectora Gema, que presentó en su debut, y Rosendo con su Prometo estarte agradecido da título a la última parte de esta trilogía. Revolotean en su cabeza además una historia sobre dragones en Burgos, con un guiño a Atapuerca, y otra sobre el acoso, que ella misma sufrió.