scorecardresearch

Oportunidades olvidadas para un recinto ferial permanente

H. JIMÉNEZ
-

La Cámara de Comercio abanderó en su día sendos proyectos en el Hospital de la Concepción y en Las Tejeras. Nadie cogió el testigo y ahora parecen irrealizables

Proyecto del Hospital de la Concepción que planteó la Cámara en los 90 y que acabó desechado por el Ayuntamiento. - Foto: DB

A finales de los años 90 el Hospital de la Concepción tenía dos novias. Una era la UBU y la otra la Cámara de Comercio. Una planteaba usos universitarios para el viejo edificio sanitario y la otra pretendía ubicar en ella su propia sede, un centro empresarial, la Escuela Universitaria de Hostelería y un pabellón ferial.

El Ayuntamiento entonces gobernado por Ángel Olivares eligió la propuesta de la Universidad, que 23 años después sigue pendiente de concretarse en coordinación con el que será el Archivo Histórico Provincial.

La Cámara hablaba en aquel entonces de una inversión de 900 millones de pesetas (casi 5,5 millones de euros) que pretendía iniciar en el año 2000 y que ocuparía tanto el edificio renacentista como las huertas, pero aquello no fue posible y la institución tuvo que pensar en la búsqueda de otro emplazamiento.

La alternativa fue lo que se bautizó como Pabellón Arena, en Las Tejeras. El emplazamiento fue elegido por un estudio de viabilidad que el Ayuntamiento, la Diputación y la Cámara encargaron a la consultora Andersen. Debía ser una actuación estratégica para la ciudad, llegó a ser presupuestada en 25 millones de euros y se hablaba de crear un espacio con capacidad de hasta 6.800 personas para eventos deportivos y 8.900 para los conciertos, pues entre otras funciones ejercería como el contenedor multiusos que ahora es el Coliseum. Su alto coste fue el principal problema, aunque la Cámara siempre abanderó el proyecto y se mostró dispuesta a liderarlo.

Concurso arquitectónico. La institución convocó un concurso para diseñar la nueva sede cameral, una escuela de negocios, un vivero de empresas y el recinto ferial. Se presentaron los arquitectos Rafael de la Hoz, Alfredo Payá y José María Pérez 'Peridis' y Fernando Gaforio. Era ya el año 2010 y se seguía apostando por transformar casi 15.000 metros cuadrados en los terrenos olvidados del final de la avenida de Cantabria, pero la crisis económica que sucedió al crack financiero de 2008 dio al traste con estas aspiraciones. Tras ello, nadie ha cogido con la necesaria decisión el testigo de la Cámara y el tiempo, junto con la construcción del Coliseum y el Fórum, ha acabado restando sentido a una inversión tan ambiciosa como la que se imaginaba.