scorecardresearch

Campofrío Frescos transformará la mucosa del cerdo en heparina

B.G.R
-

Su proyecto pasa por aprovechar la mucosa intestinal del cerdo para obtener heparina, un anticoagulante para la prevención y tratamiento de la trombosis. La instalación estará junto a la de Villalonquéjar e invertirá 3 millones de euros.

La nueva instalación se levantará junto a la dotación del polígono de Villalonquéjar. - Foto: Jesús Javier Matías

La empresa Campofrío Frescos ha dado un paso más en su apuesta por la innovación y por un modelo de economía circular con un proyecto que además tendrá su sede en Burgos. Es la unidad de negocio de cárnicos frescos, perteneciente al grupo Sigma, la que impulsará una iniciativa pionera que consistirá en el aprovechamiento y la revalorización de los subproductos del cerdo. Concretamente, en la transformación de la mucosa del intestino delgado para obtener heparina, un anticoagulante para la prevención y el tratamiento de la trombosis.

La novedad radica en que hasta ahora este proceso se había realizado fuera de las instalaciones de la compañía. «Lo que han hecho otros lo queremos hacer nosotros», subraya el responsable de Desarrollo de Nuevos Negocios, Ricardo Estéfano, quien explica que dicha transformación consta de cinco pasos, de los cuales la industria agroalimentaria puede realizar dos y el resto corresponden ya a las farmacéuticas. Así, la tarea a desarrollar pasa primero por la extracción de la mucosa y después por la preparación de la resina heparina.

Estos procesos se desarrollarán en Burgos con la construcción de una nueva planta junto a las instalaciones de Campofrío Frescos en el polígono industrial de Villaloquéjar. La inversión prevista asciende a tres millones de euros, que incluyen tanto su ejecución como la maquinaria. Estéfano avanza que será una dotación completamente automatizada con una superficie de 659 metros cuadrados con doble altura. Los plazos que maneja la firma, tras la reciente solicitud de licencia en el Ayuntamiento, pasan por que pueda estar en funcionamiento en enero o febrero de 2023, siempre y cuando los procesos administrativos no dilate más tiempo el proyecto.

Se efectuará en colaboración con la empresa especializada en biotecnología Horizon Products y se trata de un «paso adelante» en una actuación más «ambiciosa» cuyo horizonte se ha fijado en «dos o tres años». El directivo pone de relieve la importancia de esta actuación por cuanto «rompe paradigmas del pasado y avanza hacia cosas totalmente diferentes», en referencia al modelo de negocio tradicional de la compañía basado en la comercialización de sus productos en supermercados o en otros países. Sobre este aspecto llama también la atención Camille Greene, CEO de la empresa, quien destaca la búsqueda de nuevas soluciones que «generan valor añadido y nos permiten mantener nuestra competitividad garantizando una producción sostenible».

En ese camino figuran otros proyectos ya implantados como la transformación de sus residuos en biogás que se reutiliza en sus procesos productivos, lo que permite producir 15.000 megavatios al año, y el uso de energías renovables para el autoconsumo con la instalaciones de paneles en el 70% de las cubiertas de sus instalaciones, que permite a la compañía cubrir el 11% de su demanda eléctrica. La reducción de emisiones será de 2.800 toneladas al año.