scorecardresearch
Belén Delgado

Plaza Mayor

Belén Delgado


Licuados por la realidad

28/03/2022

Mientras Estados Unidos anuncia el envío de una remesa de gas licuado para calentar los últimos rescoldos del frío europeo, tengo la sensación de que la vida, en general, se nos ha licuado del todo. Y a todos. Dice el diccionario que licuar es «hacer líquida una sustancia gaseosa o sólida». Me reitero: la vida se nos ha licuado del todo. Hace unos años estuvo en Burgos en el Foro de la Cultura, Zygmunt Bauman, el padre de la 'sociedad líquida'. Después de aquella visita, el gran pensador polaco, otro resistente en Occidente de todas las guerras y tiranías que nos hielan desde el Este europeo, falleció en 2017. Si ahora viviera, asentiría mientras fumaba parsimonioso su pipa de hombre sabio.

Inauguró el milenio con su 'Modernidad líquida'. Después vendrían otros textos complementarios. La metáfora de Bauman era tan hermosa como desasosegante. Sobrevivimos porque nos planteamos nuestras vidas como un patinador que se desplaza sobre un lago helado. La única manera de que el hielo no se hunda bajo nuestros pies es desplazarse lo más rápido posible para reducir el rozamiento. Casi ingrávidos.

Frente a nuestros mayores, de vidas previsibles y acotadas, nosotros vivimos tiempos de individualismo en los que ya no hay patrones. Todo es temporal e inestable. Todo es cambiante y tiene fecha de caducidad. Como la de un yogur. Íbamos camino de conquistar un eterno retorno de comienzos breves (da igual que sea un trabajo, un amor, un enemigo...) y finales indoloros.

Pero mientras el 'alquimista' polaco de la supervivencia nos transformaba en seres líquidos y nos daba una red con la que justificarlo todo llegó la gran crisis económica. Después vino la pandemia. Ahora le toca a la guerra. Hasta nos cubre el polvo del desierto, el mismo que suele enterrar civilizaciones perdidas. Solo nos queda una lluvia de batracios. Entonces admitiré que la 'Biblia' es algo más que un libro de ciencia-ficción.

Nuestras vidas yogur se preguntan ¿qué hacer para sobrevivir en la 'nevera' de la vida? Espero que la terrible guerra que estamos viviendo estos días, otro eterno retorno de la sinrazón humana, no acabe esta vez de romper el filo sobre el que una vez patinamos despreocupados.