Cocina tradicional en un entorno natural envidiable

R.E.C.
-
Andrea (i.) y Jimena García, jefas de cocina de El Molino. - Foto: F2 Estudio

El restaurante El Molino, ubicado en el municipio de Vilviestre del Pinar, en el corazón de la Sierra de la Demanda, ofrece una variada y amplia carta, además de unos originales postres para rematar el delicioso festín

El mesón-restaurante El Molino se encuentra ubicado en un enclave geográfico natural único. Situado en el monte Matarrucha, a orillas de la cuenca alta del río Arlanza, en pleno corazón de la Sierra de la Demanda y cerca de las provincias de Soria y La Rioja, así como de los Picos de Urbión y de las Lagunas de Neila.

Este restaurante familiar, fundado en 1974 sobre un antiguo aserradero de madera y un molino de cereal, tiene como reto potenciar los productos de la tierra. «Queremos que nuestra cocina sea un viaje en el tiempo», explica Jimena García, hija de los fundadores y una de las jefas de cocina, junto a su hermana Andrea.

En su variedad de platos tradicionales destaca el ajo carretero. Un peculiar guiso de carne de oveja machorra elaborado a fuego lento cuya cocción puede llevar aproximadamente 4 o 5 horas de duración. El resultado es una carne suave y melosa acompañada de pimiento, ajo y pimentón.

La curiosidad de este estofado radica en su degustación. Primero, porque se sirve la carne antes que la sopa y, segundo porque se utiliza una hogaza de pan rústico a modo de puchero.

Entre su carta, el comensal puede abrir el apetito con unos suculentos entrantes de Mariscos de Castilla (chorizo, morcilla y torreznos), mollejas fritas de ternera, revuelto de amanita caesarea con foie y huevo campero, ensalada de lomo de sardina con caviar de cítrico y botes verdes, torrijas de bacalao con crujiente de espinacas y salsa de calamar o huevos escalfados con trufa.

Las ensaladas también están presentes entre su selección como la deshuesada de perdiz y codorniz escabechada, la de ventresca de bonito sobre timbal de pimientos asados o la de jamón de pato con virutas de foie y escabeche de frutos secos.

La artillería pesada de El Mesón de Vilviestre viene de la mano de su especialidad: la brasa, tanto para pescado como para carnes, siendo la merluza y el chuletón de vaca sus principales carros de combate. Pero también la brocheta de carabineros y medallones de rape o el rabo de toro con salsa de vino tinto y los raviolis de pintada.

Todo ello acompañado de la mejor selección de vinos, desde los más tradicionales de la Ribera o Rioja, hasta los más novedoso como el Albariño, sin olvidar los de renombre como Mauro, Viña Ardanza o Pago de los Capellanes.

Son especialistas en finalizar de la manera más dulce y original el festín. Empanadilla de manzana con hojaldre, tarta de queso con mousse de maracuyá, costrada de nata y crema o cilindro de coco con salsa de chocolate acompañado de mousse de plátano son algunos de sus postres.

Su cercanía, a tan sólo 45 km de Covarrubias, Santo Domingo de Silos, Cañón de Río Lobos, Burgo de Osma y Vinuesa, permite completar la mejor gastronomía tradicional serrana con una jornada turística y cultural por esta provincia y Soria.

 

FICHA

Dirección: Calle Vega Molino, s/n. Vilviestre del Pinar. Burgos
Teléfono 947 39 06 76
Especialidad: Carne y pescados a la brasa.
Horario: Los días de entre semana de invierno funciona a través de reservas. En época estival (aproximadamente los meses de junio a noviembre) está abierto todos los días de 13:00 a 16:00 horas y de 21:00 a 23:00 horas.
Precios: Oscilan entre los 30 y 35 euros por persona.