El 30% de los nacidos en Aranda son hijos de inmigrantes

B.A. - domingo, 30 de diciembre de 2018
El 30% de los nacidos en Aranda son hijos de inmigrantes
Los partos registrados en el centro sanitario de Aranda durante este 2018, que no llegan a una media de uno al día, son casi cien menos que en 2015, cuando hubo 425 alumbramientos

Casi una tercera parte de los niños que vienen al mundo en el Hospital Santos Reyes de Aranda de Duero son hijos de madres inmigrantes, ya que actualmente el 30% de los bebés que nacen en la comarca de la Ribera proceden de familias no españolas. Un dato que ha ido creciendo ligeramente en los últimos años y gracias al cual no se desploma la natalidad en la zona, ya que si no fuera por los alumbramientos protagonizados por madres inmigrantes se registrarían unos datos de natalidad bajísimos, como reconoce el jefe del servicio de Pediatría de este centro hospitalario, Florentino Barbadillo. 
Estas cifras respecto a la población inmigrante contrastan con el ligero descenso en el número de nacimientos en términos absolutos en Aranda. «Hay una tendencia ligeramente a la baja, va más despacio que en otros lugares, pero cada vez hay menos», reconoce el doctor, que asegura que en la actualidad no se llega a un parto al día en el Hospital de Aranda. «En el 2017 nacieron 335 bebés, y este 2018, a falta de dos días para que concluya, puede que se alcance esa cifra o no», comenta el jefe del servicio de Pediatría del centro sanitario, que actualmente tiene una media de 0,9 nacimientos por día.
Analizando los datos aportados por el doctor Barbadillo respecto a los últimos ocho años se puede comprobar cómo tanto 2017 como 2018 son los dos en los que menos niños han nacido. En el 2011 se registraron 402 nacimientos; en el 2012, 393 (9 menos); en el 2013, 419 (26 más); en el 2014, 361 (58 menos); en el 2015, 425 (64 más); en el 2016, 355 (70 menos); y en el 2017, 335 (20 menos). Una situación, respecto a la demografía, que desde el servicio de Pediatría consideran «grave». 
El mes que menos niños han nacido en Aranda fue en febrero de 2014, cuando solo hubo 19 partos, mientras hay varios en los que también hubo 20, como enero del 2011 y junio de 2017. Por el contrario, en diciembre de 2012 nacieron 46 bebés, el máximo registrado en un mes durante los últimos ocho años; mientras que en marzo del 2011 también hubo 45.
Actualmente, y según datos que aparecen en el Plan Funcional del nuevo hospital, la tasa de fertilidad (nacimientos registrados entre mujeres en edad fértil) es de las más bajas del mundo. «Para asegurar la continuidad de la población la cifra tiene que ser de 2 ó 2,1 y en el caso de la comarca es de 1,2. Hay zonas de Castilla y León que arrojan un resultado peor, pero lo cierto es que en la Ribera se está muy por debajo de lo que se considera como límite para conservar la población. Son datos bastante dramáticos», se lamenta. 
Más trabajo. Desde el Hospital Santos Reyes se atiende a mujeres que viven en localidades adscritas a este centro, tanto de la provincia de Burgos como de Segovia o de Soria. «Pero además, también asistimos partos de mujeres que viven en estas provincias y que no están adscritas a nuestro hospital, a las que el seguimiento del embarazo se lo hacen en Soria o en Segovia, pero que sin embargo, cuando se ponen de parto, acuden a Aranda. Es relativamente frecuente que mujeres que viven entre El Burgo de Osma y San Esteban de Gormaz paran en Aranda, aunque no estén adscritas a este centro», comenta el doctor Barbadillo, que asegura que esto supone un problema a veces. «Los hospitales están dotados en función de la población a la que tienen que atender, y en el caso de Aranda se está prestando servicio a personas que deberían acudir a otros centros. Es uno de nuestros caballos de batalla, continuamente solicitamos que nos adecúen correctamente en función de la población a la que atendemos». 
Respecto a otros hospitales ubicados en ciudades con población similar a Aranda hay diferencias. En el caso de Miranda, por ejemplo, a pesar de tener una población parecida a la capital de la Ribera, se registran la mitad de partos al año porque muchas mujeres prefieren dar a luz en el País Vasco. En relación al hospital de Medina del Campo, la mayoría opta por la capital vallisoletana para traer a sus hijos al mundo, y respecto a Ponferrada, que también es comarcal, la situación es diferente, porque cubre el doble de población que el de Aranda, que con la ciudad con que más similitudes guarda en este sentido, a pesar de corresponder a una capital de provincia, es con Soria. 
Casi todos los servicios del Hospital Santos Reyes presentan carencias de personal, y éste tampoco es menos, ya que faltan tanto ginecólogos como pediatras y una enfermera de paritorio. «Somos cuatro pediatras y otro que hace guardias y no llegamos, hacemos unas ocho guardias al mes. No sé cuánto aguantaremos así. Vamos soportándolo, pero si hay una baja o vacaciones, se descabala todo», asegura el jefe de servicio. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD