Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Siloé realizará el facsímil del 'Códice Voynich', el libro más raro del mundo

I.L.H. / Burgos - domingo, 13 de diciembre de 2015
El manuscrito contiene unas 246 páginas de pergamino con numerosas ilustraciones y una caligrafía en la que se distinguen 25 letras diferentes. - Foto: DB
La editorial burgalesa que regenta el Museo del Libro ha sido elegida por la Universidad de Yale para hacer la réplica de este manuscrito medieval de autor anónimo que está escrito en un idioma desconocido

Del Códice Voynich hay pocas certezas y mucho misterio. Son sus cientos de interrogantes los que hacen de él uno de los libros más raros del mundo. Hablamos de un manuscrito ilustrado, de hace unos 600 años, que no se puede leer porque se desconoce el idioma en el que está escrito. Pese a los esfuerzos de reputados lingüistas y criptógrafos, el libro sigue siendo una incógnita que lo convierte en uno de los mayores enigmas de la humanidad. A su alrededor, además, han crecido teorías para todos los gustos: desde quienes lo consideran un tratado de hierbas y un compendio astronómico hasta quienes ven en él un mensaje codificado, de un libro escrito en un lenguaje evolucionado a un engaño creado a propósito con un alfabeto que no significa nada. 
Desde que en 1912 lo adquiriera el librero lituano Wilfrid M. Voynich -de ahí el nombre-, el códice ha sido analizado con las técnicas más modernas sin conseguir arrojar datos que puedan convertirse en certezas, más allá también de constatar la belleza caligráfica y estilística de este tesoro. El año pasado Stephen Bax, un lingüista de la Universidad de Bedfordshire, dijo haber descifrado alguna palabra. Y unos meses antes otro estudio aseguraba que el voynichés -idioma con el que se le ha bautizado al texto del códice- podría ser un dialecto extinto del nahuati, una lengua azteca que se hablaba en Mesoamérica.
Pero si nos centramos en las certezas, el Códice Voynich contiene unas 246 páginas de pergamino manuscritas que, según el Carbono 14, fueron escritas en el siglo XV. Se utilizó pluma de ave para el texto  y tinta de colores para las ilustraciones. No contiene tachaduras, todo el libro está escrito con unas 25 letras diferentes y, por las ilustraciones, se podría dividir en seis temas: farmacia, botánica,  biología, astrología, cosmología y texto. 
 
De Yale a Burgos. El original que adquirió Voynich se encuentra en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale (EEUU). De allí no sale porque, aunque es un libro codiciado por todos los estudiosos del mundo y solicitado por miles de instituciones para exponer, se trata de un libro demasiado valioso para viajar o sufrir desperfectos por su manejo. Y tampoco permiten a cualquier editorial que lo tenga en sus manos y haga una réplica. De hecho, hasta ahora no habían otorgado ese privilegio a nadie. Pero ha sido la editorial Siloé la elegida a nivel mundial para realizar el facsímil del «libro más famoso después de la Biblia», como lo definió ayer Juan José García, responsable junto a Pablo Molinero de la editorial burgalesa que en 2016 cumple 20 años.
«Llevamos diez años detrás de este libro y hemos sido los elegidos. Es un libro maravilloso que está en boca de todos como un misterio sin resolver y además tiene una belleza caligráfica exquisita», sostiene Juan José García, al frente también del Museo del Libro Fadrique de Basilea. «Cuando te enfrentas al texto es como si viajaras a tu niñez, cuando mirabas los dibujos sin entender la letra. Es un libro prodigioso», sentencia.
Además de la relevancia del códice, el facsímil tiene su dificultad «porque contiene páginas que se despliegan, es una vitela muy fina y lleva colores especiales». Pero la solvencia de Siloé, que posee 14 premios nacionales, es su propio aval. Aunque la editorial burgalesa se queje de la poca consideración que les tienen en Castilla y León. «Este trabajo es el más importante que nos han encargado y dará más nombre aún al Museo del Libro, pero es triste que tengan que venir de EEUU para reconocer nuestro trabajo, que tengamos que triunfar fuera para que se den cuenta en casa».
 

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol