Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Covanera / Espeleología

Descubren 600 metros más y un sexto sifón en el Pozo Azul

H. Jiménez / Burgos - domingo, 30 de agosto de 2015
Dos buceadores, iniciando la inmersión hacia las profundidades del páramo burgalés. - Foto: Facebook Pozo Azul 2015
El espeleobuceador británico Jason Mallinson lideró el reto por primera vez en solitario. Un novedoso sistema de comunicaciones permitió intercambiar mensajes de texto con el exterior desde las profundidades

La campaña 2015 de exploración al Pozo Azul de Covanera concluye con nuevos descubrimientos que amplían los límites hasta ahora conocidos. Este año un solo hombre, el británico Jason Mallinson, había afrontado en solitario el reto de ir más allá en este ‘Everest’ del espeleobuceo y el resultado ha sido exitoso al descubrir seiscientos metros de espacio seco y un nuevo tramo inundado. Así, la cueva cuenta ya con seis sifones y varias galerías aéreas intercaladas entre ellos, algunas de las cuales tiene ramales todavía sin explorar.
Mallinson lleva varios años formando parte del equipo de espeleobuceadores que ya ha ampliado varias veces los límites conocidos del Pozo Azul y en esta ocasión con la dificultad añadida de hacerlo sin más compañeros que su propia capacidad de resistencia física y mental para pasar cuatro noches bajo tierra combinando tramos de buceo con otros de caminar entre afiladas rocas.
Con los nuevos descubrimientos, la surgencia de agua de Covanera amplía su longitud hasta más allá de los  trece kilómetros, con gigantescos tramos de buceo que obligan a utilizar torpedos para avanzar por ellos (uno tiene más de cinco kilómetros) y que la convirtieron en 2009 en la mayor cueva del mundo con estas características.
La campaña de este año incluía la novedad tecnológica de lo que los propios miembros del equipo han bautizado como ‘el whatsapp del pozo azul’. Se trata de un sistema de comunicaciones que permite conectar con el exterior desde la cueva llamada ‘Tipperary’ situada al final del segundo y enorme sifón.
Ese espacio seco entre cavidades inundadas es el que ha utilizado Mallinson como campo base para pasar la noche, aclimatar su cuerpo, cambiar equipos y afrontar desde allí el fondo conocido de la cueva. La dificultad añadida de estar en solitario hacía conveniente una manera de hablar con la superficie, y con el sistema ‘cave-link’ han logrado enviar y recibir mensajes de texto. En la propia  ‘Tipperary’ Mallinson ha explorado también 300 metros más de una galería ascendente. Tras la consecución de este nuevo éxito, los espeleobuceadores del Pozo Azul celebraron ayer en Covanera una nueva campaña  veraniega del todo exitosa que sigue dejando abiertos los retos del futuro.
Las expediciones al Pozo Azul se remontan a los años 60 y 70, cuando los hermanos Pedro y Joaquín Plana iniciaron su buceo de forma casi rudimentaria, con los equipos que tenían en aquella época, pero fue a partir de los 90 y especialmente mediada la década de los 2000 cuando vivieron los mayores impulsos de la mano de equipos internacionales de los que forman parte británicos y holandeses, además de especialistas españoles.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Fútbol
Real Madrid 2 Barcelona 0 Finalizado
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol