Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

LLANO DE BUREBA | DESARROLLO

Samalús retoma su proyecto de balneario anunciado hace 11 años

M.J.F. / Llano de Bureba - jueves, 7 de agosto de 2014
Foto de archivo en la que unas mujeres se bañan en piletas de agua medicinal de Llano de Bureba. - Foto: M.J.F.
La empresa catalana se presentará al concurso convocado por la Junta de Castilla y León para adjudicar el aprovechamiento de las aguas medicinales del municipio burebano

La Consejería de Economía y Empleo ha convocado, según publicó el Boletín Oficial de Castilla y León en su edición de ayer, un concurso público para adjudicar el aprovechamiento del agua minero-medicinal de Llano de Bureba declarada en marzo de 2005. Entre los requisitos que deberán cumplir las empresas concursantes destaca la redacción de un estudio de viabilidad completo con un horizonte temporal de entre 5 y 10 años. La empresa catalana Samalús, que hace once años anunció un ambicioso proyecto termal en Llano, ha confirmado a DB que se presentará al concurso recientemente convocado pero con una propuesta mucho menos ambiciosa que aquella primera en la que se incluían 250 viviendas y campo de golf.
«Ahora, lo que proponemos es hacer únicamente el balneario», afirma el apoderado José Luis Castelló quien prefiere no adelantar cifras de inversión de momento. El alcalde, Martín Diez, guarda silencio mientras que distintos vecinos consultados se muestran expectantes y se preguntan «quién va a venir a invertir todo el dinero que hace falta». Según explican, «hace tiempo» que no se habla del proyecto termal en el pueblo y reconocen que los primeros anuncios de hace once años fueron «muy ilusionantes». La Junta de Castilla y León exigirá a las empresas que, en su estudio de viabilidad, sobre el aprovechamiento del agua incluyan una memoria técnica, presupuestos de inversiones, financiación y producción y también cuentas previsionales de resultados. Asimismo, deberán  redactar una propuesta de aspectos sociales.
A la hora de valorar las solicitudes, la Mesa del Concurso observará varios criterios como la cuantía de fondos propios que cubrirán el presupuesto de inversión, la disponibilidad de recursos humanos especializados y la creación de empleo. En la resolución de la convocatoria del concurso, se señala que dado el tiempo transcurrido desde la declaración del agua minero-medicinal  y para acreditar que el agua mantiene las características que dieron lugar a la declaración del agua minero-medicinal, se tendrá que realizar y presentar en un análisis del agua, el cual se someterá a los informes del Instituto Geológico y Minero de España y de la autoridad sanitaria.

Desde 2003

El primer proyecto termal de Llano de Bureba arrancó en mayo de 2003 con la firma de un acuerdo de intenciones donde se habló de llamativas cifras como 66 millones de euros de inversión y 240 puestos de trabajo. En el documento estamparon sus firmas el alcalde de Llano, el presidente de la Diputación y el apoderado de la empresa catalana Samalús. Después de aquella ‘primera piedra’, el tiempo fue pasando a golpe de trámites sin que finalmente se materializara ni una mínima parte del proyecto. No obstante, el contacto entre el Ayuntamiento de Llano y la empresa catalana nunca ha desaparecido.
Cuando se dieron a conocer los primeros detalles del proyecto, se extendió por la comarca burebana una ilusión contagiosa que, con el tiempo, se vio truncada. La clave del proyecto termal era el agua mineromedicinal que corre bajo el subsuelo de Llano de Bureba y que alcanzó declaración oficial en 2005, concedida por la Junta de Castilla y León. El proyecto termal inicial contemplaba dos fases. En la primera, se preveía construir un centro termal y lúdico, que ocuparía una superficie de 10.000 metros cuadrados, un hotel termal con 80 habitaciones dobles y la posibilidad de ampliación hasta 240,  un foro mundial del Camino de Santiago y parte del poblado de las termas que ocuparía una superficie de 60.000 metros. Además, se anunciaba la construcción de unas 250 casas utilizando el estilo arquitectónico de la zona que funcionarían en régimen de aparta-hotel, en un poblado que tendría su plaza mayor y sus calles peatonales. En la  segunda fase, se terminaría el campo de golf de 18 hoyos homologado, un campo de práctica y un club house; instalaciones que ocuparían unos 700.000 metros cuadrados. En total, el complejo ocuparía una superficie de 800.000 metros cuadrados según aquel primer diseño.

Trámites hasta hoy

El primer anuncio referido a la construcción de un complejo termal en Llano de Bureba lo hizo el entonces presidente de la Diputación, Vicente Orden,  en diciembre del año 2002 cuando habló sobre los proyectos contemplados dentro del Plan Estratégico de la Provincia. Seguidamente, se fueron conociendo más detalles y plazos. En abril de 2003, responsables de la empresa promotora afirmaban que el complejo era viable y que «abriría sus puertas en 2006». Los sondeos de agua en determinadas zonas de la localidad constituyeron una de las primeras acciones y como consecuencia de ello, la creación de unas pilas para que los habitantes de la comarca pudieran comprobar la calidad de los recursos hídricos de la zona escogida para construir el complejo.
En junio del año 2005, la Consejería de Fomento inició el procedimiento de aprobación del Proyecto Regional para la ejecución de un centro de desarrollo turístico en Llano de Bureba y Rojas  promovido por Llano de Bureba Resort S.L. En 2008, la Junta pidió a los ayuntamientos de Llano y Rojas un informe favorable o desfavorable al documento. En 2010, el alcalde de Llano se reunió en Valladolid con la directora general de Prevención Ambiental y Ordenación del Territorio para dar un impulso al proyecto y hasta ayer no se habían producido novedades.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol