Las contraetiquetas de Ribera del Duero bajan un 19%

B.A. - jueves, 3 de enero de 2019
Las contraetiquetas de Ribera del Duero bajan un 19%
La escasa cosecha registrada en 2017 ha reducido de manera considerable la salida a lo largo del pasado año de vinos rosados y jóvenes al mercado con el marchamo de esta Denominación de Origen

La nefasta cosecha de 2017 ha provocado que durante el 2018 hayan salido al mercado menos botellas de vino de Ribera del Duero, en concreto, durante el año que acaba de finalizar, la Denominación de Origen Ribera del Duero ha entregado a las bodegas adscritas que se lo han solicitado 79.409.172 de contraetiquetas, lo que supone un 19% menos que en el 2017 (cuyos vinos procedían de la extraordinaria cosecha que dejó el 2016).
Según el tipo de vino, para el que más demanda de contraetiquetas ha habido ha sido para el joven (53.716.364), seguido del crianza (20.141.686), reserva (4.205.446), rosado (958.284) y el gran reserva (387.392). Por meses, con 9.534.087 de contraetiquetas, noviembre ha sido en el que más se han entregado por parte de la DO, al que le siguen julio (7.461.134) y enero (7.304.337). Por el contrario, agosto, con 4.066.424 de contraetiquetas ha sido el mes en el que menos se han entregado, según los datos publicados por el propio Consejo Regulador . 
El número de estas ‘pegatinas’, que certifican la originalidad de cada una de las botellas que sale a la venta como perteneciente a la Denominación de Origen Ribera del Duero y que se colocan en la parte opuesta a donde está la etiqueta principal, es muy similar a las que se entregaron en el 2013 (79.349.301). Sin embargo, siguen estando por debajo de las que se concedieron en el 2014, 2015 y 2016. 
El descenso en la entrega de contraetiquetas en el 2018 quedó ya en evidencia desde el mes de enero de este recién pasado año. A partir de él, durante todos los meses se han ido entregando menos que en los mismos meses del 2017, salvo en dos meses, los de julio y septiembre, que se entregaron más en el 2018 que en el 2017. 
Por tanto, la cosecha del 2017, en la que solo se recolectaron 55 millones de kilos de uva, se está dejando notar en el mercado. De hecho, como señala el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, uno de los objetivos que tienen para este 2019 es tratar de recuperar los mercado perdidos durante el 2018 por la mala cosecha del 2017. «Deseo que en este 2019 podamos recobrarlos cuantos más mejor», pide el presidente, Enrique Pascual. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD