Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

El economato de Aranda reduce sus usuarios un 58% en 2 años

A. del Campo - miércoles, 28 de noviembre de 2018
Dos voluntarios del economato de Aranda preparan un carro de comida para entregarlo a una de las familias usuarias. - Foto: A. del Campo
La sede de Cáritas, que hace las veces de banco de alimentos, entrega lotes de comida a 25 familias de la Ribera. La recuperación económica y los cursos de empleo han bajado la demanda de estas ayudas

Con la llegada de la crisis económica y las desigualdades que esta acentuó, el número de personas que acudían a los bancos de alimentos para recibir un lote de productos con el que mantener su hogar aumentó. En Aranda de Duero no existe una delegación de este servicio social, pero Cáritas sí tiene un economato que realiza la misma función: entrega comida a las familias que lo necesitan. La noticia es que la demanda de esta ayuda se ha reducido un 58 por ciento en los dos últimos años. Si en 2016 eran 60 las familias ribereñas beneficiarias del economato, actualmente son solo 25.

En Cáritas Aranda señalan que esta importante reducción en el número de usuarios se debe a la mejora de la situación económica: «Este año ha bajado bastante porque ha repuntado el empleo». Aunque desde la organización, David Sanz, advierte que no es la única causa: «También porque nosotros trabajamos con las familias de una manera global, no solo les damos alimentos y nos olvidamos de ellas. Sino que hay un trabajo detrás, de la trabajadora social de referencia y a esas personas cada dos meses se les hace un seguimiento de su situación. Además entran en un proceso de formación y orientación en el empleo. Todas las personas que están recibiendo alimentos de Cáritas forman parte de un itinerario de trabajo». Requisito indispensable en los parados, el participar en los cursos laborales, para contar con los lotes de alimentos que entrega Cáritas.

Entre las 25 familias que actualmente son beneficiarias del economato de Aranda hay perfiles muy variados, casi todas están con sus miembros en desempleo o con trabajos bastante precarios, apuntan en la asociación. También existen beneficiarios que son personas solas sin cargas familiares pero sin unidad próxima de apoyo o familias monoparentales. «En todos esos casos intentamos apoyar en esa situación puntual adversa», apostilla David Sanz.

La merma en el número de personas que necesitan el apoyo del economato en la Ribera también se ha reflejado en la cantidad de voluntarios. En los años con mayor demanda se hacían tres repartos a la semana y por día había unos tres o cuatro voluntarios, por lo que Cáritas contaba con entre diez y doce colaboradores. Ahora este número de altruistas ha bajado hasta los cuatro. La resta de efectivos no ha sido un problema porque también se ha disminuido el número de entrega de alimentos. Actualmente solo se realiza una a la semana y está fijada los miércoles. Eso sí, en la organización puntualizan que Cáritas realiza otras actividades y siempre están «abiertos a recibir personas que quieran colaborar y participar en las acciones sociales».

El economato de Aranda se encuentra en la calle Santo Domingo, en el callejón que da acceso al colegio de las Dominicas, y a lo largo del año se nutre de donaciones particulares y de empresas. Alguna vez también reciben entregas de vecinos pero estas son menos habituales debido a que ahora los productos se adquieren en eventos puntuales. Uno de ellos y posiblemente el principal es la Gran Recogida que se celebra este viernes y sábado en  diferentes municipios de toda España.

Para el economato de Aranda, la Gran Recogida del Banco de Alimentos supone cubrir la demanda de todo el año en ciertos productos. Los que más necesitan son conservas, aceite, pañales y elementos de higiene personal. «Lo que no se suele pedir son legumbres, arroz o pasta porque instintivamente la gente ya lo da. Con lo que se recibe en esos dos días, en esos productos básicos y no perecederos, nos nutrimos para todo el año para las familias con las que ahora trabajamos. Luego la leche se nos acaba pronto, porque es un producto que damos en cantidades bastante considerables», explican en Cáritas Aranda.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD